Inicio > Reportajes > “Buried (Enterrado)” y otras películas claustro...

“Buried (Enterrado)” y otras películas claustrofóbicas

Escrito por el 29.09.10 a las 15:49
Archivado en: Cine americano, Cine español, Thriller

FichaSinopsisCartelFotosTráilerNoticiasEntrevistasReportaje
PreviaCríticasComentarios

El cine también es lugar en el que tiene cabida la claustrofobia, los espacios cerrados y opresivos como escenarios de situaciones de tensión insostenible, pasajes de terror en los que la aparente inexistencia de una salida atenaza los nervios de los personajes y, de paso, los de los espectadores. También, cómo no, hacen falta dosis generosas de ingenio para que esas coordenadas tan específicas no deriven en la monotonía, en el aburrimiento o incluso en la despreocupación de la platea. En este sentido, “Buried (Enterrado)”, plantea un thriller del todo desafiante: un hombre despierta encerrado en un ataúd sin saber dónde está y tratará de escapar con un teléfono móvil, un mechero y un cuchillo antes de que se le acabe el aire. No sirve aquí el golpe repetido de Beatrix Kiddo/la ‘Mamba Negra’ (Uma Thurman) para salir de su tumba de madera en “Kill Bill: Vol. 2″ (Quentin Tarantino, 2004), pero sí quizá los ejemplos de otros personajes atrapados en lugares tanto o más terribles que apuntan un corte de thriller que bien podría ser rebautizado como cine claustrofóbico.

En la mayoría de casos, esos protagonistas se encuentran en una habitación. En algunos de ellos, el terror viene por un largo confinamiento, como en “Old boy” (Park Chan-wook, 2003). En otros, porque no se trata de una habitación cualquiera: “Cube” (Vincenzo Natali, 1997), la saga “Saw” (2004-) o incluso “Resident evil” (Paul W.S. Anderson, 2002) mostraron recintos letales en los que una trampa, bien como mecanismo de un cubo gigante o como idea enfermiza de un sofisticado serial killer o de una malévola corporación, podía reducir a pedazos a cualquiera que permaneciera más de la cuenta allí. “La habitación del pánico” (David Fincher, 2002), por su parte, era al tiempo fortín inexpugnable y cárcel de una madre e hija que se veían atacadas por un grupo de atracadores. Y la habitación “1408” (Mikael Håfström, 2007), aquella en la que se hacían realidad las peores pesadillas del escritor de best-sellers de terror, trasunto de Stephen King. Tampoco es recomendable permanecer mucho tiempo en una misma habitación cuando el exterior está infestado de zombis o vampiros al acecho de carne y sangre, caso de “La noche de los muertos vivientes” (George A. Romero, 1968) y “El último hombre sobre la Tierra” (Sidney Salkow y Ubaldo Ragona, 1964).

Algo tan inofensivo como una llamada también puede esconder un fatal destino en una cabina telefónica. Le pasaba a José Luis López Vázquez en “La cabina” (Antonio Mercero, 1972), pero también a un sufrido Colin Farrell en “Última llamada” (Joel Schumacher, 2002) obligado a permanecer en el interior de una de las últimas cabinas de Manhattan, a merced de un Kiefer Sutherland que le obligaba a rendir cuentas mientras lo tenía en el punto de mira.

Quedar atrapado en un ascensor es otro miedo recurrente que el cine ha tomado como idea para el género de terror. Un ejemplo sería “La trampa del mal” (John Erick Dowdle, 2010), de próximo estreno y en la que un grupo de gente se queda encerrada en un ascensor en el que empieza a pasar de todo, y en el que uno de ellos se revela una amenaza para el resto. Una suerte de “Gran Hermano” en su vertiente más terrorífica y reducido a la mínima expresión.

Asimismo, los medios de transporte pueden ser, atendiendo a necesidades genéricas, medios mortales para sus ocupantes. “Aeropuerto 77″ (Jerry Jameson, 1977) ponía la claustrofobia en un avión hundido en el triángulo de las bermudas, y “Plan de vuelo: Desaparecida” (Robert Schwentke, 2005) mostraba a una madre psicológicamente al límite y en busca de su hija perdida en un siniestro E-474 en lo que podría ser un remake encubierto de “Alarma en el expreso” (Alfred Hitchcock, 1938), de trama casi idéntica pero ambientada en un tren. En un submarino, en cambio, es allí donde más fácilmente se conjura el cine claustrofóbico, a través de títulos como “El submarino (Das boot)” (Wolfgang Petersen, 1981) o “U-571″ (Jonathan Mostow, 2000).

Tampoco es buena idea, para alérgicos a espacios cerrados, enclaustrarse en sótanos o incluso en un búnker. Es justo lo que hacían los ingenuos protagonistas de “The hole” (Nick Hamm, 2001), a modo de juego que desembocaba en trágicas consecuencias. “Parking 2″ (Franck Khalfoun, 2007) encerraba a Rachel Nichols, como bien indica el título, en un aparcamiento. Otros modelos, al fin y al cabo, de ataúdes a varios metros bajo tierra.

En las imágenes: “Buried (Enterrado)” © 2010 Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados. “La habitación del pánico” © 2002 Columbia TriStar. Todos los derechos reservados. “Última llamada” © 2003 Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados. “La trampa del mal” © 2010 Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados. “Plan de vuelo: Desaparecida” © 2005 Buena Vista International. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Trailers Actualidad Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Destacados:  Estrenos del 22 de septiembre | Primer tráiler de "Tomb Raider" (2018) | Fiesta del Cine: 16 a 18 de octubre

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.