Inicio > Reportajes > “Carancho” y los muchos oficios de Ricardo Darí...

“Carancho” y los muchos oficios de Ricardo Darín

Escrito por el 22.09.10 a las 12:42
Archivado en: Cine europeo, Cine latinoamericano, Drama

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClips
PreviaReportajeCríticasComentarios

El término “Carancho”, título de la última película protagonizada por Ricardo Darín, sirve para denominar a los abogados especializados en accidentes de tráfico en la ciudad de Buenos Aires, un negocio a tener en cuenta (en Argentina se producen 8.000 accidentes anuales). En la cinta dirigida por Pablo Trapero, Darín es uno de esos caranchos sin escrúpulos y en permanente búsqueda de un siniestro del que sacar partido. El de carancho es, sin embargo, sólo el último de los muchos oficios que Darín ha desempeñado en la pantalla desde que iniciara su carrera como actor allá por 1969 en “La culpa” (Kurt Land), cuando contaba con 12 años de edad y como consecuencia de su trayectoria teatral. Este es un repaso a una filmografía plagada de greatest hits del cine argentino de las últimas décadas, la de uno de los actores bonaerenses más reconocibles y celebrados.

Hijo de actores, Darín se abrió paso en la profesión a través de la televisión, en la que participó en los 70 en series como “El tema es el amor” (Carlos Berterreix, 1977), “Vos y yo, toda la vida” (Carlos Berterreix, 1978) y “Una escalera al cielo” (Juan David Elicetche, 1979). En el cine, Darín se especializaba en comedias, filmes de corte romántico y musicales, tales como “He nacido en la ribera” (Catrano Catrani, 1972), “Así es la vida” (Vicente Bassols y Enrique Carreras, 1977), “La nueva cigarra” (Fernando Siro, 1977), “Los éxitos del amor” (Fernando Siro, 1979), “La rabona” (Mario David, 1979), “La carpa del amor” (Julio Porter, 1979) y “Juventud sin barreras” (Ricardo Montes, 1979).

Los 80 marcarían una prolongación de esta tendencia. En la pequeña pantalla, apareció en “Casa de muñecas” (Diana Álvarez, 1980), “Nosotros y los miedos” (Diana Álvarez, 1982) y “Compromiso” (1983), y en cine llevó a cabo sus primeras colaboraciones con el director Adolfo Aristarain, en “La playa del amor” (1980) y “La discoteca del amor” (1980), también enmarcadas en el musical romántico. A partir de estos dos títulos, Darín derivó su carrera hacia otros géneros: “El desquite” (Juan Carlos Desanzo, 1983) y “Traición y venganza” (1987), su tercera colaboración con Aristarain, le permitieron estrenarse en el thriller; “La rosales” (David Lipszyc, 1984) era un drama; y “Les longs manteaux” (Gilles Béhat, 1986) le hizo probar las mieles del cine de acción y aventuras de la mano de una co-producción entre Argentina y Francia.

Los 90, en cambio, fueron años poco prolíficos para el actor bonaerense: un puñado de intervenciones en las series “Buenos Aires háblame de amor” (Carlos Evaristo, 1991), “Mi cuñado” (Carlos Berterreix, 1993) y “La mujer del presidente” (Juan Carlos Cernadas Lamadrid, 1999); y los filmes “Perdido por perdido” (Alberto Lecchi, 1993) y “El faro del sur” (Eduardo Mignogna, 1998), ambos bien recibidos. En “Perdido por perdido”, Darín era un viajante que recurría a medidas desesperadas para sobrevivir a sus problemas económicos; en “El faro del sur”, se cruzaba en el camino de las dos hermanas huérfanas protagonistas.

Fue en 1999 cuando la carrera de Darín contaría su colaboración más importante. Ese año se puso bajo las órdenes de Juan José Campanella en “El mismo amor, la misma lluvia”, primera de cuatro películas de un tándem que en los últimos veinte años ha dado algunos de los mayores triunfos del cine argentino a nivel internacional. En aquel primer filme juntos, Darín era un joven y prometedor escritor que conocía a una soñadora camarera (Soledad Villamil) con la que iba a iniciar una larga historia de amor. La cinta fue recibida con entusiasmo por la crítica y recibió multitud de galardones en diversos festivales, varios de ellos para la interpretación de Darín. Sus dos títulos siguientes, empero, iban a ser los que dispararían su fama a nivel internacional: en “Nueve reinas”, del malogrado Fabián Bielinsky, era un estafador de poca monta al que se le presentaba Gastón Pauls con el negocio de su vida; en “El hijo de la novia”, su segunda colaboración con Campanella, era el gerente de un restaurante atenazado por la rutina pero finalmente dispuesto a cumplir el sueño de su madre, enferma de Alzheimer. Ambas éxitos de público, catapultaron a su actor principal y ampliaron su palmarés, convirtiéndole en una de las estrellas latinoamericanas más cotizadas y de mayor prestigio.

Dicho estatus se confirmó en sus siguientes películas: “Kamchatka” (Marcelo Piñeyro, 2002) contaba el drama de una familia aislada de la tragedia de la dictadura argentina de 1976; “Luna de Avellaneda” (2004) le reunió de nuevo con Campanella y con el actor Eduardo Blanco, además de valerle el galardón al Mejor Actor en la Seminci de Valladolid; y en “El aura” (2005), thriller póstumo de Bielinsky, era un taciturno taxidermista envuelto en un atraco. Después, José Luis Cuerda lo dirigió en “La educación de las hadas” (2006), en la que incorporaba a un inventor de juguetes que veía como su matrimonio perfecto entraba en crisis con el repentino comportamiento extraño de su mujer. A esta la siguieron “XXY” (2007), debut de Lucía Puenzo en el que era padre de una adolescente con ambos sexos, y “La señal” (2007), cinta que marcó su debut en la dirección junto a Martín Hodara, en la que interpretaba a un detective privado en un relato de cine negro ideado por Eduardo Mignogna.

El cénit del éxito en la carrera de Ricardo Darín, sin embargo, llegó el año pasado: 2009 fue el año en que se estrenaron “El baile de la victoria” (Fernando Trueba) y “El secreto de sus ojos” (Campanella). La primera le valió una nominación al Goya al Mejor Actor de Reparto como ladrón de cajas fuertes que busca recuperar su vida con la llegada de la democracia argentina. La segunda, en la que era un empleado de un Juzgado Penal envuelto en la investigación de un crimen, significó otra candidatura al Mejor Actor Principal en los premios españoles, pero además fue la ganadora del Oscar® a la Mejor Película de Habla no Inglesa (segunda cinta argentina en conseguirlo tras “La historia oficial”, de Luis Puenzo) y un taquillazo tanto en su país de origen como en España, donde sobrepasó el millón de espectadores y los seis millones de recaudación. Tras la borrachera de éxito de “El secreto de sus ojos”, “Carancho” persiste en el thriller pero con un tono a priori más oscuro, una oportunidad más para asistir al oficio de un actor permanentemente bendecido.

En las imágenes: “Carancho” © 2010 Golem. Todos los derechos reservados. “Los éxitos del amor” © 1979 Aries Cinematográfica Argentina. Todos los derechos reservados. “Juventud sin barreras” © 1979. “Les longs manteaux” © Les Films de la Tour y TF1 Films Production. Todos los derechos reservados. “La playa del amor” © Aries Cinematográfica Argentina. Todos los derechos reservados. “Perdido por perdido” © Urban Films, Argentina Video Home y Vhero Films S.A.. Todos los derechos reservados. “El mismo amor, la misma lluvia” © 1999 Alta Films. Todos los derechos reservados. “El aura” © 2005 Alta Films. Todos los derechos reservados. “El secreto de sus ojos” © 2009 Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Spider-Man: Homecoming | Inside

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.