Síguenos

Centenario de Anna Magnani: La Mamma del cine italiano

Actores y actrices

Centenario de Anna Magnani: La Mamma del cine italiano

Roma está de celebración, y es que, como capital de buen país mediterráneo, sabe montar una fiesta a costa de alguna conmemoración destacada: un 7 de marzo de 1908 nacía Anna Magnani, la más fabulosa estrella italiana –con permiso de Sofia Loren–, y hoy se cumplen esos cien años que habría vivido de no ser por el cáncer que la mató en 1973. Poderosa y carnal, la Magnani encarnó el mejor prototipo de mamma en «Roma, ciudad abierta» (1945), donde ofrecía a lo largo y ancho de los fotogramas una dureza inconcebible incluso para un movimiento tan crudo como el neorrealismo italiano. Rossellini –que mantuvo una relación amorosa con ella, casada con el director Goffredo Alessandrini, antes de que se cruzase Ingrid Bergman– aún no se habrá recuperado de la potencia de imágenes que, vistas una vez, grabadas para siempre. Antes de este golpe de efecto, ya había debutado de largo con Vittorio de Sica en «Nacida en viernes» (1941), aunque llevaba años pateando teatrillos, cabarets y rodajes de bajo coste.

magnani-1.jpg 

A partir de ese paradójico éxito internacional –un cine intelectual aplaudido por una acogida comercial–, Anna Magnani disfrutó de papeles protagónicos en los que imprimía su garra y fuerza, una personalidad arrolladora que sin embargo rebosaba dolor y soledad en una mirada melancólica que con los años se volvió fiera. No repitió con Rossellini hasta 1948 con «El amor», y mientras tanto aparecería en películas poco conocidas en nuestro país, como «El bandido» (1946) o «Noble gesta» (1947). A partir de entonces se encadenaría su década dorada: «Volcano» (1950), de William Dieterle, «Bellísima» (1951) –citada directamente en «Volver» (2006), pues Almodóvar reconoce las conexiones entre el personaje de Raimunda y las mujeres del cine italiano–, «La carroza de oro» (1953), de Jean Renoir, y especialmente «La rosa tatuada» (1955), producción estadounidense que le reportó varios premios y, lo más valioso para ella, la amistad de Tennessee Williams, en cuya obra teatral se basaba el guión.

magnani-2.jpg 

Otros norteamericanos la requerirían convirtiéndola en europea de moda: George Cukor para «Viento salvaje» (1957), Stanley Kramer para «El secreto de Santa Vittoria» (1969), o Sidney Lumet para «Piel de serpiente» (1959) –director que, sorpresas del azar, hoy estrena película en nuestro país–. Su último gran papel lo creó Pasolini en «Mamma Roma» (1962), título que hacía honor, en fondo y sintaxis, a la parturienta del prestigio italiano en los círculos interpretativos internacionales. Esta labor fue reconocida con un Oscar® por «La rosa tatuada» –por lo que derrotó a la habitual en la gala y el podio Katharine Hepburn–, un Globo de Oro, un BAFTA, un Oso de Plata en el Festival de Berlín, una Copa Volpi en Venecia y dos David di Donatello. Aunque no es esa vitrina lo que hoy celebran sus compatriotas, sino los enormes ojos negros que temían la traición de los hombres y que encontraron refugio en un celuloide que realzaba su monocromía.

En las imágenes: Fotograma de «Volcano» – Copyright © 1950 Artisti Associati y Panaria Film. Todos los derechos reservados. Anna Magnani y Tennessee Williams – Copyright © 1959 Hulton Archive/Getty Images. Todos los derechos reservados. Y fotograma de «La rosa tatuada» – Copyright © 1955 Paramount Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir