Síguenos

Christopher Plummer, la aritmética emocional y la ecuación cinematográfica

Actores y actrices

Christopher Plummer, la aritmética emocional y la ecuación cinematográfica

Nació en 1929, el mismo año que Max von Sydow, su compañero en “Aritmética emocional” (2007), que se estrena esta semana en nuestro país. La coincidencia es lo único que parece unirles: Christopher Plummer interpretó a Herodes y Sydow a Jesucristo, y además luce una apariencia bondadosa y ese toque caballeresco que siempre acompaña a los intérpretes especializados en Shakespeare. Los tabloides –que nunca ha abandonado: ganó dos premios Tony por “Cyrano” y “Barrymore”, y ha recibido otras cuatro nominaciones– y un incipiente talento de concertista de piano curtieron su base antes de que lo absorbiese la gran pantalla, en eternos papeles de secundario contento, pero sin posibilidades en los Oscar®. Tal vez porque, como les sucede a sus colegas de reparto en su nueva película, desde sus orígenes ha demostrado un interés por el medio televisivo y los guiones literarios poco usual entre las estrellas que desean brillar por encima del resto.

plummer-2.jpg 

Sin embargo, Plummer sí ha cosechado éxitos en ese resbaladizo territorio de lo teatral y lo casi demodé, como ejemplifica su Cómodo de “La caída del Imperio romano” (1964), “Edipo Rey” (1967), el famoso archiduque Francisco Fernando en “Atentado en Sarajevo” (1975), o, en cuanto a sus relaciones con la literatura, encarnó a Rudyard Kipling en la maravillosa “El hombre que pudo reinar” (197), a Sherlock Holmes en “Asesinato por decreto” (1979) y en uno de sus últimos papeles adaptó la obra de Dickens “La leyenda de Nicholas Nickleby” (2002). Y, por supuesto, no se me olvida su personaje más impostado, es decir, criatura natural de los escenarios rococós y los telones que separan larguísimos actos: el capitán von Trapp de “Sonrisas y lágrimas” (1965), responsable de que casi odie a muerte a Plummer por sus gorgoritos en “Edelweiss”, canción por la que profeso una infinita manía.

plummer-3.jpg 

Después de este paréntesis de ira cinéfila, compensemos esa imagen tan perjudicial para la sensibilidad de cualquiera con otros héroes en su haber menos amables: los de “Triple Cross” (1966), “La noche de los generales” (1967), ambas magníficas, y “La batalla de Inglaterra” (1969). Los thrillers y las tramas misteriosas abundan en su cartera —“El ojo mentiroso” (1981)– junto a historias románticas que han sabido ver su lado tierno —“La calle del adiós” (1979), “En algún lugar del tiempo” (1980) o incluso la teleserie “El pájaro espino” (1983), en la piel de un arzobispo–. Desde la década de los ochenta, sus escarceos por el celuloide han ido disminuyendo mientras vuelca su talento en la televisión o las locuciones –puso voz a la serie animada “David el gnomo” (1985) o a la película “Fievel y el nuevo mundo”  (1986)–.

plummer-1.jpg

“Dos sabuesos despistados” (1987), “Nosferatu, príncipe de las tinieblas” (199), “Malcolm X” (1992), “12 monos” (1996) o “El dilema” (1999) prueban la variedad de títulos, géneros y estilos por los que serpentea un actor capaz de participar al mismo tiempo en la chuminada “Drácula 2000” (2000) y en “Ararat” (2002), de Atom Egoyan. Y más paradojas de la vida: fue la blandengue “Una mente maravillosa” (2001) la que devolvió atenciones a Plummer, pronto reclamado para superproducciones como “Alejandro Magno” (2004), “La búsqueda” (2004), “Plan oculto” (2006) o “El nuevo mundo” (2005), de Terrence Malick, con quien acaba de rodar “El imaginario del doctor Parnassus”, esa obra maldita por la muerte repentina de Heath Ledger. Con otros cinco proyectos ya en fase de posproducción o en cartera, Christopher Plummer vive su segunda época de oro, sin que las nuevas tendencias traicionen sus preferencias: será el escritor ruso Tolstói en el biopic que prepara Michael Hoffman con un reparto de campanillas.

En las imágenes: Fotograma de “La caída del Imperio romano” – Copyright © 1964 The Rank Organisation y Samuel Bronston Productions. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Sonrisas y lágrimas” – Copyright © 1965 Robert Wise Productions y Twentieth Century-Fox Film Corporation. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Aritmética emocional” – Copyright © 2007 Golem. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

Subir