Síguenos

El Festival de Cannes acoge nuevos clásicos restaurados

Años 60

El Festival de Cannes acoge nuevos clásicos restaurados

Desde hace unos años, el prestigioso Festival de Cannes dedica una sección específica, la Cannes Classics, a la recuperación de películas míticas sometidas a un buen lavado de cara, a fin de no desentonar en el clamoroso evento –a pesar de ser uno de los actos paralelos dentro del certamen más discretos, puesto que ni desfilan estrellas ni las cintas en sí interesan a la mayor parte de los periodistas–. Para este año, del 14 al 25 de mayo, la organización del festival ha centrado su homenaje en el centésimo cumpleaños del director portugués Manoel de Oliveira, de quien proyectará su debut «Douro, faina fluvial» (1931), una pequeña pieza documental. Pero la que se anuncia como joya de la corona es «Lola Montes» (1955), el colorista drama romántico de Max Ophüls, convenientemente restaurado y remasterizado para la ocasión. Esta extraña película en la filmografía del cineasta alemán, inspirada en la auténtica amante de Luis II de Baviera o el pianista Liszt, propone un interesante acercamiento al mundo del technicolor, aunque la muerte del director interrumpió esta nueva línea creativa –hasta este rodaje siempre había trabajado en blanco y negro, tanto estética como emocionalmente; recuerden «Carta de una desconocida» (1948) o «La ronda» (1950)–.

lola-montes.jpg

Junto a este reestreno, anunciado a bombo y platillo por la Cinemateca Francesa, cuyo laboratorio se ha encargado de la limpieza, engrosan el cartel de clásicos recuperados –entre lo rarísimo y lo comercial, como toda tendencia festivalera«Orfeo» (1950), de Jean Cocteau, «Santa sangre» (1989), de Jodorowsky, «Guide» (1965), de Viyaj Anand, o «Fingers» (1978), de James Toback, entre otros, amén de una retrospectiva para la Warner«Harry el sucio» (1971) o «Bonnie y Clyde» (1967)–, una selección realizada por la World Cinema Foundation, presidida por Scorsese, sobre cinematografías minoritarias —«Hanyo» (1960), de Kim Ki-young, o «Susuz yaz» (1964), de Metin Erksan–. La semana también supondrá la celebración del centenario de David Lean, nacido en 1908 —«La vida manda» (1944) o «Amigos apasionados» (1949)– y el pase de películas previstas para el certamen de 1968, y que se vieron abortadas por los sucesos estudiantiles de mayo —«24 horas de la vida de una mujer», de Dominique Delouch, «Peppermint Frappé», de Carlos Saura,  o «13 días en Francia», de Claude Lelouch–. Una oportunidad única para ver en pantalla grande una variada selección que ocupará el Palais, el Cinéma de la Plage y La Licorne Theater. Si a alguien le sobran entradas, que circulen…

En la imagen: Fotograma de «Lola Montes» – Copyright © 1955 Florida Films, Gamma Film, Oska-Film GmbH y Union-Film GmbH. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir