Inicio > Reportajes > “Gran Torino”: Clint Eastwood y las evoluciones...

“Gran Torino”: Clint Eastwood y las evoluciones de sus personajes

Escrito por el 07.03.09 a las 17:52
Archivado en: Actores y actrices, Cine bélico, Directores, Personajes, Western

Dicen que Walt Kowalski, protagonista de “Gran Torino”, es aquello en lo que Harry Callahan podría haberse convertido con el paso de los años. Imaginen a un Harry ‘el sucio’ retirado, de un humor agraviado con los años de jubilación. Harry, o Walt, vive hoy entre un montón de caras extrañas, entre vecinos de ojos rasgados y pandilleros que no le hacen ni pizca de gracia. No hace falta decir que estamos ante un hombre chapado a la antigua y anclado a su sentido de la patria y sus recuerdos, bien simbolizados en su Gran Torino del 72. Y si en él han hecho mella los achaques de la edad, la resignación y la disconformidad con todo lo que le rodea, permanece intacto su sentido de la justicia. Para él, los buenos siguen siendo los buenos y los malos, los malos. Por eso, cuando el Gran Torino o la seguridad de los primeros se ven amenazados, es excusa suficiente para hacerle levantar de su porche y volver a la acción.

Ampliar imagen

Si hay tópicos o arquetipos que acaban imponiéndose en la visión cultural que la audiencia tiene de un actor, Clint Eastwood ha sido demarcado, a lo largo de las décadas, con la imagen de tipo duro con pocas concesiones. Sin embargo, de su trayectoria como intérprete a su recorrido como director, Eastwood se ha encargado de revisar a sus más emblemáticos personajes para ofrecer nuevas lecturas y plantear evoluciones que desafiaban a las rígidas coordenadas en las que se ubicaba sistemáticamente no al Eastwood que veíamos en la pantalla, sino a la figura en sí misma. Y eso que hablamos de uno de los intérpretes cuyas encarnaciones se prodigan a menudo entre la mitología más selecta del séptimo arte, los favoritos de la memoria cinéfila a los que remitimos excitados cuando las palabras spaghetti western y otras salen a la palestra.

La primera y posiblemente más grande de esas encarnaciones no tenía nombre y apenas respondía a algún apodo. Si acaso Joe, o Rubio, pero nos quedamos igualmente con aquello de Man with no name. Poncho, cigarro recortado, cinturón ladeado… este jinete anónimo disparaba primero y jugaba sucio, y al final siempre respondía ante una inquebrantable y muy particular ley: la suya propia. Sergio Leone hizo héroe al mercenario, entregó el carisma al antihéroe, un tipo parco y nunca bienvenido a su paso, velador de sus intereses e, indirecta y tangentemente, salvaguardia de alguna que otra buena causa. El hombre sin nombre encontraría respuesta en una identidad divergente a la memorizada por el público cuando Eastwood se pusiera tras la cámara en 1992 para dirigir “Sin perdón”. William Munny era algo bien distinto: marcado por un pasado atroz como pistolero a sueldo, redimido con una vida marital que acabó con la desgraciada muerte de su esposa. Si el Eastwood de Leone no tenía pasado alguno, el Eastwood de “Sin perdón” era todo pasado. Su negativa inicial a la misión y recompensa ofrecidas por las prostitutas era también su rechazo a volver a ese pasado, a retomar su andadura de mercenario, si bien será esa parte sublimada la que renacerá de sus cenizas para impartir verdadera justicia y, solo ante el peligro, ser la bestia y ser el héroe… y luego desaparecer a caballo entre las sombras.

Pero no sólo de viejos pistoleros ha vivido Eastwood. Con “El sargento de hierro”, el director llevó su imagen de tipo duro hasta extremos donde resultaba difícil discernir dónde acababa la hipérbole y empezaba la caricatura. Tipo duro al cubo en este muy denostado título, hay quien ha dicho de ella que es una comedia muy negra. En cualquier caso, no deja de ser notorio cómo Clint Eastwood ha desmentido en papeles posteriores su imagen más ruda, más violentamente autoritaria con roles que daban salida a su vertiente más sensible. El máximo exponente en este sentido, claro está, iba a ser Robert Kincaid en “Los puentes de Madison”. Una década atrás, Eastwood era un sargento inclemente y dictatorial. Ahora, era un fotógrafo encantador que seducía a una rendida Meryl Streep.

Volviendo a Kowalski y a Callahan, aquí las similitudes y posibilidades de revisión o respuesta, son más bien conjeturas previas a su visionado. Algunas voces ya han afirmado que, más que una evolución de Harry ‘el sucio’, Kowalski es un reverso decadente y marcado por el desencanto. Viendo el tráiler, al menos, podemos deducir que comparten tanto las malas pulgas como su condición de justiciero, si bien en el caso de Callahan le viene de vocación y en el de Kowalski, el título le llegó sin quererlo ni beberlo. Sean cuales sean los rasgos definitorios de este nuevo personaje, serán los que determinen el último Eastwood de la pantalla. Ojalá aproveche la ocasión y nos brinde con otro nuevo miembro que añadir a ese puñado de leyendas irrepetibles de su filmografía.

En las imágenes, fotogramas de: “Gran Torino” © 2008 Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados. “El bueno, el feo y el malo” © 1966. Arturo González Producciones Cinematográficas, S. A., Constantin Film Produktion y Produzioni Europee Associati (PEA). Todos los derechos reservados. “Sin perdón” © 1992 Malpaso Productions y Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados. “Los puentes de Madison” © 1995 Amblin Entertainment, Malpaso Productions y Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




2 - LaButaca.net » Opinión de cine - 20:57 - 10.03.09

“Gran Torino”: Gran Clint…

Con la pericia con la que Clint Eastwood consigue llevar a su terreno historias concebidas por otros, “Gran Torino” tiene visibles ecos de obras anteriores y es de las que dejan huella, y muy honda, en la memoria cinéfila.
A veces los resu…



1 - LaButaca.net » Opinión de cine - 19:02 - 07.03.09

“Gran Torino”: El mejor Eastwood de los últimos años…

La conjunción de drama y humor funciona bastante bien, destilando una contenida emotividad en algunas de sus escenas y abordando con eficacia una variedad de temáticas. Mejoraría con un guión más pulido.
Clint Eastwood no deja de sorprendernos. H…




   Nocturna 2014: La sierra es la familia
   XI Muestra Syfy. Mucho más que fantástico
   Los problemas de producción de "Guerra Mundial...
   Nocturna 2013. El amor de los locos
   Havana 7. Historias que cuentan. Un homenaje a...
   J.J. Abrams: El rey de la televisión y su salt...
   "Resacón 3": La última resaca
   "El Hombre de Acero": El nuevo rostro de Super...
   "Dead man down (La venganza del hombre muerto)...
   "Fast & furious 6": Más rápidos, más furiosos
   "El gran Gatsby": El crepúsculo de los dioses
   "La mula": Mula de batalla
   "Stoker": Deseo, peligro
   "Objetivo: La Casa Blanca". Recuperar el Olimpo
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el corredor del laberinto | el hombre mas buscado | boyhood | hercules | libranos del mal | el niño | lucy | guardianes de la galaxia

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.