Inicio > Reportajes > “Hasta que llegó su hora”: La cima del spaghett...

“Hasta que llegó su hora”: La cima del spaghetti western, 40 años después

Escrito por el 23.11.08 a las 10:05
Archivado en: Aniversarios, Años 60, Western

El cine da la inmortalidad a unas obras y sume a otras en el olvido. En un tiempo en el que pocos confiaban en que el western podía recuperar los gloriosos galones que John Ford o Howard Hawks habían ganado para este, un italiano demostró que no sólo era posible recuperar la fascinación por aquella mitología cinematográfica e histórica del viejo Oeste, sino incluso superarla con creces. Su nombre era Sergio Leone, y su pasión por el escenario fundacional de América, allá donde la vida bien podía valer un puñado de dólares y los límites de la ley luchaban por imponerse a los de la supervivencia, hizo del spaghetti western la mejor revisión posible (quizá, junto a Sam Peckinpah) de un género que volvería a vivir una segunda época dorada.

hastaquellegosuhora.jpg

Muchos han tomado la trilogía del dólar (“Por un puñado de dólares”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”) como el irrevocable estandarte del spaghetti. Hay poderosas razones para creerlo. No olvidemos que se trata de la trilogía del hombre sin nombre, un Clint Eastwood que adquirió identidad propia en los anales del celuloide con un personaje anónimo, o la de las épicas construidas en torno a la codicia de los hombres en tierras poco respetuosas con las directrices del orden. Sin embargo, otros preferimos señalar “Hasta que llegó su hora” como el culmen de un cine que, nunca como aquí, destiló el hedor de tragedia que afectaba a cada esquina de un Oeste en construcción, dominado por el primitivismo del hombre y la venganza, siempre ineludible a este.

Dijo Leone que el ritmo con que concibió “Hasta que llegó su hora” pretendía emular la sensación de los últimos jadeos de un hombre que está a punto de morir. Y es cierto que hoy, revisando su magnánima obra cuatro décadas después, advertimos que la muerte sigue omnipresente en todos y cada uno de los planos que la constituyen. Todos en la película saben de lo efímero de su existencia en una sociedad así, y casi inconscientemente, también saben que susodicha existencia dejará de tener un destino último, una razón de ser, una vez la venganza o la ambición que les mueve haya tocado fin. Henry Fonda incorpora intachablemente a un sociópata (en una continuación soberbia de los papeles de Gian Maria Volonté en la trilogía del dólar), que ha perdido cualquier ápice de compasión y que intuye pero no proclama que ese fatal destino no está muy lejos. A Cheyenne (Jason Robards) sólo le motiva conservar el escaso honor que como bandido reincidente le pueda quedar, o la inspiración de una nunca tan bella Claudia Cardinale que, dice, le recuerda a su madre. Pero el que pone el ritmo a esa lenta danza de muerte es un indecible Ennio Morricone, vía la harmónica de un Charles Bronson que suple honrosamente el lugar de Eastwood. Aquel sonido afilado cual cuchillo, doloroso y tremebundo sigue estremeciendo cuarenta años después en cada escena que suena, enmarcando los últimos grandes duelos que viéramos en el cine de Leone.

hastaquellegosuhora2.jpg

Fue la primera de las tres películas que el realizador dedicaría a tres etapas y contextos distintos de la América que aquí se nos muestra en sus cimientos, y que continuaría erigiéndose en “¡Agáchate, maldito!” y “Érase una vez en América” (a la postre, su obra póstuma). Sin embargo, fue “Hasta que llegó su hora” el último gran western de Leone y emblema de un autor que se hallaba en su máxima y pletórica expresión como artista. En su cuadragésimo aniversario, sigue revelándose como una obra de un lirismo desbordante, cautivadora desde sus panorámicas del Monument Valley a los primeros planos del rostro embelesador de Cardinale. Pese a ser acusada por parte de la crítica de un ritmo lento, algo explícitamente pretendido por el italiano para alcanzar la cadencia y los méritos reportados, el tiempo la ha puesto merecidamente en el sitio que le corresponde: el de una de las obras imprescindibles del western.

En las imágenes: Fotogramas de “Hasta que llegó su hora” – Copyright © 1968 Finanzia San Marco, Rafran Cinematografica y Paramount Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - Miguel A. Delgado - 13:20 - 26.11.08

Una auténtica gozada, es verdad. Es cierto que los puristas del western se ponen de uñas con esta cinta, pero su potencia es innegable…

Un saludo!



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacado:  Del coco de Disney•Pixar a los perfectos desconocidos de Álex de la Iglesia

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.