Síguenos

“Ira de titanes 3D”: Los dioses contra las cuerdas

Acción

“Ira de titanes 3D”: Los dioses contra las cuerdas

Recomendada para apasionados de la acción mitológica y palomitera.

Perseo (Sam Worthington), semidiós e hijo de Zeus (Liam Neeson), trata de llevar una vida tranquila como pescador en una aldea junto a su hijo Helio (John Bell). Mientras, se desarrolla un conflicto entre dioses y titanes en el que los primeros, debido a la falta de devoción de la humanidad, están perdiendo poder y el control sobre los segundos. Los titanes, liderados por Crono, padre de Zeus, Hades (Ralph Fiennes) y Poseidón (Danny Huston) quieren desatar un infierno en la Tierra. Por si fuera poco, Hades se alía con Ares (Edgar Ramírez), hijo divino de Zeus, para pasarse al bando de Crono. Lo único que separa a los Titanes de arrasar con todo es el grupo liderado por Perseo, en el que también están la Reina guerrera Andrómeda (Rosamund Pike), el semidiós hijo de Poseidón Agénor (Toby Kebbell) y el dios derrocado Hefesto (Bill Nighy). Su misión será descender a los infiernos para rescatar a Zeus, vencer a los titanes y restaurar así el orden.

“Ira de titanes 3D” (ver tráiler y escena) es la secuela de “Furia de titanes” (Louis Leterrier, 2010), la película de acción y aventuras mitológicas que hace un par de años cosechó enorme éxito —492 millones de dólares recaudados en la taquilla mundial así lo certifican— y que a su vez era remake de la recordada cinta de los 80 que contaba con los efectos especiales de Ray Harryhausen. Nostalgias a un lado, todo parecía indicar que el triunfo de la versión de Leterrier apuntaba a franquicia y, dos años después, es Jonathan Liebesman (“Invasión a la Tierra”) el encargado de firmar esta segunda parte en la que repiten varios de los protagonistas de la primera: Worthington es inamovible como Perseo, pero no menos que Neeson (“Battleship”, “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”) como Zeus, Fiennes (“Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II”, “Skyfall”) como Hades o Huston (“La conspiración”, “Alfred Hitchcock and the making of Psycho”) como Poseidón.

Sí que cambian de rostro, sin embargo, Atenea —Kathryn Carpenter sustituye a Izabella Miko—, Apolo —Freddy Drabble por Luke Evans— y Andrómeda —Rosamund Pike por Alexa Davalos. Y entre las nuevas incorporaciones, destacan Edgar Ramírez (“Carlos”)  interpretando a Ares, Toby Kebbell (“War horse [Caballo de batalla]”) como Agénor y Bill Nighy (“El exótico Hotel Marigold”) como Hefesto. El veterano actor británico, en particular, tenía muy claro los atractivos del papel que le había sido propuesto: «Como actor, si te dan el papel de un semidiós cojo de cabello largo, con la barba rala y que se inventa un amigo personal, quiere decir que estás en muy buena forma», dice Nighy.

Las otras estrellas del reparto son las bestias varias a las que se enfrentan Perseo y compañía. Si en la primera el Kraken y la Medusa tenían un lugar privilegiado, esta segunda recupera, por ejemplo, a la Quimera, el mitológico monstruo con cabezas de león y cabra, alas de dragón y una cabeza de serpiente en su cola que, por supuesto, fue generado por ordenador —si bien la destrucción que generaba a su alrededor sí era emulada en el set con efectos especiales varios—. Otros protagonistas eran el Cíclope y el Minotauro. El primero custodia la isla donde se encuentra Hefesto, y se trata de un ser de nueve metros de altura para el que el diseñador de prótesis Conor O’Sullivan hizo 15 modelos de cabezas distintos. En cuanto al Minotauro, se buscó darle a la criatura un aspecto humanoide: «Sentimos que nuestro Minotauro era como un hombre que estaba deformado de tal manera que parecía un toro», afirma Liebesman, a lo que O’Sullivan añade: «Ha vivido en este calabozo, con todo pudriéndose a su alrededor. Está sucio; su ropa está sucia y es muy desagradable. En cierta manera es una pesadilla y eso es exactamente lo que necesitaba representar».

Pero el que sin duda se lleva la palma es Cronos, rival último de Perseo y de los dioses, y que en el filme es representado por una titánica figura de más de 450 metros de alto. «Creó el mundo a partir del caos y quiere regresar al mundo a ese estado», dice el director. «Lo que me gusta de él es que me recuerda a una bomba atómica cuando aparece en pantalla, esa enorme explosión con toneladas de escombros volcánicos que salen de él y que incendian todo lo que está a su paso». Efectivamente, Cronos fue ideado como una desproporcionada forma humana que bien dista de la que representara Goya en su cuadro, como una mole cubierta de nubes y hecha de corrientes de lava solidificada y fundida que no dejan de emerger de su cuerpo.

En cuanto a las localizaciones, el rodaje de “Ira de titanes 3D” se dio en parte en la isla de Tenerife, donde obviamente el paisaje volcánico era propicio para las intenciones del equipo. De hecho, el set más grande se construyó allí, en Abades, para hacer realidad el pueblo pesquero de Perseo que es atacado por la Quimera. Los Derriscaderos, el propio Teide, el Parque Rural de Teno, los acantilados de Los Gigantes o Roque de Agando en La Gomera fueron otros de los paisajes canarios escogidos para ubicar la acción. La filmación se completó en el sur de Gales, donde se grabó la batalla entre poderes del Inframundo, y en el bosque Redlands en Surrey, donde se llevaron a cabo las escenas de la Isla de Kail.

Con su presumible despliegue de medios a la altura de la primera entrega, pensada y realizada para un 3D que remienda el error de su predecesora —a la que se le aplicó las tres dimensiones a posteriori, con un resultado poco óptimo—, “Ira de titanes 3D” es firme candidata a ser uno de los pelotazos en la taquilla de esta primavera. Se estrena en España, al igual que en buena parte del globo, el próximo 30 de marzo.


Imágenes de “Ira de titanes 3D”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2012 Legendary Pictures y Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Destacados

Guía de película

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1

Buscador de cine

Subir