Inicio > Reportajes > Las ambiciones previas de Paul Thomas Anderson

Las ambiciones previas de Paul Thomas Anderson

Escrito por el 16.02.08 a las 20:46
Archivado en: A√Īos 80, A√Īos 90, Cine americano, Cortometrajes, Directores, Drama, Romance

Su √ļltimo estreno confirma la tendencia de una de esas promesas j√≥venes, amparadas por un cineasta reconocido —Robert Altman, a quien ha homenajeado con descaro y de cuya pel√≠cula p√≥stuma, “El √ļltimo show (A prairie home companion)” (2006) se dice que rod√≥ algunas escenas– y que en breve trayectoria consigue el reconocimiento que otros persiguen durante d√©cadas. No demasiado prol√≠fico –compagina sus fastuosas producciones cinematogr√°ficas con peque√Īos cortos experimentales–, Paul Thomas Anderson es el ejemplo de cineasta esnob que puede presumir de libertad creativa y productiva al tiempo que se ampara en los mayores estudios y las m√°s brillantes estrellas. Los resultados, chocantes historias √≠ntimas que parecen bucear tanto en la naturaleza de los personajes como en la imagen predise√Īada de los actores que los encarnan.

Desde su primer corto y acercamiento a la industria, “The Dirk Diggler story” (1988), ha demostrado un inter√©s inaudito en una d√©cada de escasa incorrecci√≥n pol√≠tica –los noventa– por los asuntos m√°s escabrosos del mismo medio que le da de comer: la vida pecaminosa, insensible o poco envidiable de seres venidos a menos, fracasados o idiotizados a causa del fasto audiovisual. Si en esa carta de presentaci√≥n ya abordaba la industria pornogr√°fica, tema absoluto en la divertida y maestra “Boogie Nights” (1997), su segundo corto, “Cigarettes and coffee” (1993) –no confundir con el t√≠tulo intercambiado de Jim Jarmusch–, sirve de preludio al cruce de extra√Īos en la ic√≥nica “Magnolia” (1999).¬†Antes de¬†ambas, una cinta a caballo entre Scorsese y Mike Figgis, “Sydney” (1996), donde ya aparec√≠an astros tan poco propios de un cine¬†intangible como Samuel L. Jackson o¬†Gwyneth Paltrow, y posteriores fetiches que, por fortuna, no han renunciado a las producciones dif√≠ciles, como Philip Seymour Hoffman.

Gracias a la disponibilidad de mayores medios, Anderson ampl√≠a y completa su visi√≥n de Dirk Diggler en el susodicho biopic de una estrella del porno, que en su escabrosidad no escond√≠a tanto af√°n polemizador como los primeros anti-destellos del cuarto oscuro que signific√≥ “Magnolia”, coloso de una calidad quiz√° demasiado evidente, pero que lo encumbr√≥ en la Berlinale y en el prestigioso sello de las nominaciones al Oscar¬ģ. Luego vendr√≠a otro Paul –Haggis– a apropiarse de esa gloria s√≥lo rozada con la imitativa en varios aspectos y en todos ellos facilona y sonrojante “Crash” (2004). Su siguiente estreno, “Punch-Drunk love” (2002), fue una preciosa mirada colorista al mundo de los perdedores. La palma de oro en Cannes no ayud√≥ a¬†evitar el¬†total desapercibimiento entre parte de cr√≠tica y p√ļblico, quiz√° por el regusto amargo de un romance peculiar —Adam Sandler y Emily Watson–, en el que cada √Īo√Īer√≠a rom√°ntica se interrumpe por la entrada abrupta de otro g√©nero cinematogr√°fico –de nuevo Hoffman en papel de mat√≥n–, mientras el cl√≠max feliz se atrasa y se atrasa…

La recompensa es tan ilusoria –y ben√©vola con la pareja– como las formas abstractas de los cr√©ditos. De esta pel√≠cula extraer√≠a material extra para un corto, “Blossoms and Blood” (2003), en mitad de la preparaci√≥n de otro t√≠tulo sangriento, su √ļltima “There will be blood” (2007). El descenso a las cloacas tem√°ticas¬†de Paul Thomas Anderson se acelera con la misma rapidez que asciende su reconocimiento internacional. ¬ŅDemasiado continuo, demasiado pronto? Sea un aut√©ntico yacimiento petrol√≠fero o una enga√Īosa filtraci√≥n, por lo menos parece reservar talento y enigmas suficientes para seguir adelante. Llamar a los gemelos Sunday Paul y Thomas –son Paul y Eli– habr√≠a confirmado la doble personalidad oscura del director, que s√≥lo nos ha revelado a medias, en vista de una sorpresa a√ļn inconcebible o un definitivo fracaso al estilo Michael Cimino. Lo que est√° claro es que √©l prefiere la puerta del infierno.

En las im√°genes: Fragmento del cartel de “Magnolia” – Copyright¬†¬© 1999 Ghoulardi Film Company, New Line Cinema y The Magnolia Project. Todos los derechos reservados. Y Paul Thomas Anderson en el Festival de Toronto – Copyright¬†¬© 2002 WireImage. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Boogie Nights” – Copyright¬†¬© 1997 Ghoulardi Film Company, Lawrence Gordon Productions y New Line Cinema. Todos los derechos reservados. Y fotograma de “Punch-Drunk love” – Copyright¬†¬© 2002 Revolution Studios, New Line Cinema y Ghoulardi Film Company. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrar√°)



4 - Abelardo Aranguren - 20:12 - 24.11.08

A mi me parece injusta la comparación de Cimino con Thomas Anderson, no la veo con sentido. Epocas diferentes, PTA no llego a la cima del Oscar como Cimino y luego se desfaso en el presupuesto en su próxima pelicula. Así que no vale la comparación, no a lugar. Después PTA no tiene porque complacer a nadie o satisfacer a nadie, si hablamos de fracasos estrepitosos hablemos de Tarantino, talento de sobra y luego masturbación visual, autorefencia y narcisismo alucinado de sobra con sus devaneos hacia el gore que practicamente lo hacen parecer ya como alguien perdido para continuar lo que alguna vez comenzo con Reservoir Dogs y Pulp Fiction. Ese sí es un caso perdido, PTA es un tipo sobrio, sereno y que sabe llevan con calma su filmografia, esnob por hacer cortos, ja, eso habla de su humildad como cineasta, esnob es tu comentario tío. Haz un corto mejor.



3 - Manuel M√°rquez - 13:44 - 22.02.08

Pues para ser todo “relleno”, compa Almudena, te ha quedado la mar de completito (y did√°ctico, todo hay que decirlo). No he seguido mucho a P.T. Anderson, y est√° claro que eso me pierdo, porque se trata de un nombre de referencia, y bueno ser√≠a que me fuera poniendo a la tarea cuanto antes. Textos como el tuyo, adem√°s, bien empujan a ello…

Un abrazo.



2 - Almudena Mu√Īoz P√©rez - 21:40 - 18.02.08

No pod√≠a aguant√°rmelo m√°s, Miguel… En realidad todo este art√≠culo era una excusa para soltar sutilmente ese escupitajo… XD



1 - Miguel A. Delgado - 16:04 - 17.02.08

¬°¬°Totalmente de acuerdo con esa declaraci√≥n anti-Crash!! Qu√© bueno leerlo tan claro… :)

Un saludo!



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

‚óŹ Cincuenta sombras m√°s oscuras
‚óŹ Rings
‚óŹ Batman: La Lego pel√≠cula
‚óŹ Jackie
‚óŹ La gran muralla
‚óŹ El fundador
‚óŹ T2: Trainspotting
‚óŹ Logan
‚óŹ El guardi√°n invisible
‚óŹ Kong: La Isla Calavera
‚óŹ El bar
‚óŹ La bella y la bestia
‚óŹ Los Pitufos: La aldea escondida
‚óŹ Ghost in the shell
‚óŹ Fast & furious 8
‚óŹ Alien: Covenant

 
Web de cine M√°s secciones Archivo de pel√≠culas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Spider-Man: Homecoming | Inside

¬© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benet√ļsser, Valencia, Espa√Īa - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an√°lisis de sus h√°bitos de navegaci√≥n. Si contin√ļa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducci√≥n de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.