Inicio > Reportajes > “Los miserables”: Victor Hugo cantado

“Los miserables”: Victor Hugo cantado

Escrito por el 12.12.12 a las 13:58
Archivado en: Cine europeo, Drama, Musical

Recomendada para los amantes de las superproducciones musicales.

Francia, siglo XIX. Tras 19 años de trabajos forzados, el convicto Jean Valjean (Hugh Jackman) es puesto en libertad por Javert (Russell Crowe), el oficial al cargo. Ocho años después, Valjean ha desaparecido incumpliendo la libertad condicional. Se ha reinventado como el Sr. Madeleine, alcalde de una pequeña localidad y dueño de una fábrica. Una de sus obreras, Fantine (Anne Hathaway), tiene una hija ilegítima (Isabelle Allen) que ha dejado al cargo de una pareja, a la que debe entregar todo lo que gana. Sin embargo, Fantine es despedida por presión de otras trabajadoras y al rechazar las insinuaciones del encargado de la fábrica. Esto la pone en una situación desesperada, dado que su hija está gravemente enferma. Por otra parte, Javert aparece de nuevo en la vida de Valjean, sospechando que el Señor Madeleine quizá no es quien dice ser.

“Los miserables” (ver tráiler y escenas) es una nueva adaptación sobre una de las obras más importantes de la literatura universal, la novela que Victor Hugo publicara en 1862 y cuya influencia se ha traducido en varias versiones posteriores para televisión y cine —entre ellas, la recomendable de 1998, dirigida por Bille August y con Liam Neeson y Geoffrey Rush como protagonistas—, música y teatro. Esta, en particular, parte del musical teatral escrito por Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg a finales de los 70 y estrenado en el Barbican Theatre de Londres 1985. Una obra que, desde entonces, ha sido vista por 60 millones de espectadores en 42 países y traducida a 21 idiomas. Actualmente, se representa en el Queen’s Theatre, y cuando celebró su vigésimo aniversario el 8 de octubre de 2006, se convirtió en el musical que más tiempo había permanecido en cartel en el mundo.

Este nuevo salto a la gran pantalla, pues, es en clave de gran musical, en el que además han participado algunos de los artífices del éxito teatral, caso de los mencionados Boublil y Schönberg y el letrista Herbert Kretzmer. Y esa traslación al cine es de lo más ambiciosa, una superproducción con envoltorio de Oscar® y grandes estrellas en su cartel: Hugh Jackman (“Australia”, “Acero puro”) es el nuevo Jean Valjean, y Russell Crowe (“Los próximos tres días”, “El hombre de los puños de hierro”) el implacable Javert; Anne Hathaway (“El Diablo viste de Prada”, “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”) es quien interpreta a la sufrida Fantine; y también se citan en el reparto Helena Bonham Carter (“Alicia en el País de las Maravillas”, “El discurso del rey”), Amanda Seyfried (“In time”, “Sin rastro”), Sacha Baron Cohen (“La invención de Hugo”, “El dictador”), Eddie Redmayne (“Mi semana con Marilyn”), Aaron Tveit (“Sin frenos”), Samantha Barks y Cavin Cornwall.

El elegido para dirigirla fue Tom Hooper, realizador que en los últimos años se ha colocado en la primera línea de la industria gracias, fundamentalmente, al éxito tremendo de “El discurso del rey” (2010) y el Oscar® que ésta le reportó: «Tom Hooper siempre encabezó la lista», asegura el productor Eric Fellner«No nos pusimos en contacto con ningún otro director. Es apasionado, entregado, cuida mucho los detalles y no le asusta el trabajo». La adaptación fue de lo más ardua, dado que Hooper se vio obligado a cubrir ciertos huecos y solventar algunos problemas que se presentaban en la traducción de la historia a la gran pantalla. Cuando esto sucedía, el realizador recurría principalmente a la fuente primigenia, la novela de Víctor Hugo: «Cada vez que surgía un problema, Tom recurría a la novela para encontrar la solución», recuerda la productora Debra Hayward. «Incorporar algunos de los grandes elementos de la historia original sin afectar a la arquitectura de la partitura fue uno de los retos con que más disfrutó durante la adaptación».

En esta adaptación, uno de los principales alicientes es que son los propios actores los que cantan las canciones, una decisión que supuso horas y horas de ensayos, pero un mayor realismo en el resultado final: «El problema es que cuando se canta en playback, el actor no puede estar entregado al momento porque debe reproducir con total exactitud algo que se grabó meses antes», dice el director. «Pero si canta en directo, su interpretación es mucho más libre, más impactante y realista». En cuanto al rodaje, éste empezó en Gourdon, en el sur de Francia, para luego trasladarse a los muelles históricos de Portsmouth y Chatham, en el sur de Inglaterra. Más tarde, siguió en el Old Royal Naval College de Greenwich, en el que la diseñadora de producción Eve Stewart ubicó el Elefante de la Bastilla, una figura de 12 metros de altura y poliestireno que reproduce el monumento ideado por Napoleón y nunca construido, pero inmortalizado por Víctor Hugo al convertirlo en el refugio de Gavroche. Finalmente, el París de 1832 se recreó entre las calles adoquinadas de Winchester y los estudios Pinewood de Londres, en particular en el plató Richard Attenborough: «Son unos decorados colosales. Quería conseguir un realismo extremo para que la película estuviera arraigada en una realidad visceral. Casi podría llamarlo realismo mágico», cuenta Hooper. «El aspecto operístico nos permitía inclinarnos hacia un estilo un poco más exagerado».

En cuanto al vestuario, el diseñador Paco Delgado se inspiró en pintores de la época como Eugène Delacroix y Francisco de Goya para abarcar todas las clases sociales a través de 33 años: «Había de todo, convictos, prostitutas, monjas, ricos, pobres», asegura. «Ha sido una tarea asombrosa». En total, se precisaron de 2.200 trajes para los figurantes que llegaron desde Francia, España, Italia e Inglaterra, los cuales, una vez entregados, eran “estropeados” intencionadamente por el equipo del diseñador para reflejar así la mísera vida del pueblo en aquella época. 

Con su asombroso despliegue de medios, su reparto deslumbrante y su drama cantado, “Los miserables” es una de las superproducciones que aspiran a estar en la carrera por los premios y a reventar taquillas aprovechando la proximidad de las fiestas navideñas. Con posibilidades de convertirse en el gran éxito de este final de año, llega a los cines españoles el 25 de diciembre.


Imágenes de “Los miserables”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2012 Working Title Films. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   Nocturna 2014: La sierra es la familia
   XI Muestra Syfy. Mucho más que fantástico
   Los problemas de producción de "Guerra Mundial...
   Nocturna 2013. El amor de los locos
   Havana 7. Historias que cuentan. Un homenaje a...
   J.J. Abrams: El rey de la televisión y su salt...
   "Resacón 3": La última resaca
   "El Hombre de Acero": El nuevo rostro de Super...
   "Dead man down (La venganza del hombre muerto)...
   "Fast & furious 6": Más rápidos, más furiosos
   "El gran Gatsby": El crepúsculo de los dioses
   "La mula": Mula de batalla
   "Stoker": Deseo, peligro
   "Objetivo: La Casa Blanca". Recuperar el Olimpo
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el amanecer del planeta de los simios | aviones equipo de rescate | bajo la misma estrella | malefica | xmen | labutaca.net en venta

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.