Síguenos

M. Night Shyamalan y los superhéroes

Anécdotas y curiosidades

M. Night Shyamalan y los superhéroes

«Hay 35 páginas y 124 ilustraciones en un cómic corriente. Un sólo número puede costar entre 1 y 140.000 dólares. Cada día se venden en Estados Unidos 172.000 cómics. Más de 62.780.000 cada año. El coleccionista medio tiene 3.312 cómics e invertirá aproximadamente un año de su vida en leerlos.» A veces la estadística sirve para algo: para sustentar una película que analiza el fenómeno de los superhéroes norteamericanos desde una perspectiva que sustituye el espectáculo por el verdadero significado de estos modernos iconos culturales. Dicho párrafo introduce a «El protegido» (2000), la decisión de M. Night Shyamalan de no rehacer lo andado, a pesar de que continuasen exigiéndole la sorpresa revelatoria que, en este caso, constituye uno de los mejores ejemplos del director al no apostar por el giro argumental, sino por las dolorosas verdades. Y lo que tiene más mérito, plantearlo antes del 11-S, la fecha que después puso a tiro la crítica situacionista en relación a las películas de Shyamalan. Antes ya era político, porque serlo es tener en cuenta la doble moral de su país de acogida, aquélla que no cambió tras los atentados de las Torres Gemelas.

protegido-4.jpg 

La idea para «El protegido» nace un par de años atrás, durante el rodaje de «El sexto sentido» (1999), o bien debería decir muchos años atrás, cuando Shyamalan era un pequeño y ávido lector de historietas. Al igual que Elijah Price (Samuel L. Jackson), personaje afectado por la rara pero real enfermedad osteogénesis imperfecta, que hace que sus huesos se rompan fácilmente, y que halla en las páginas de los cómics un mundo de respuestas, también el cineasta quiso plantearse el motivo de la atracción por los prototipos del superhéroe y el villano, las causas de su invención/existencia entre hombres corrientes. El guión de la película constituye la primera parte de otras dos que fueron deshechadas por Shyamalan, de ahí la pregunta recurrente de muchos periodistas acerca de si podría completar una trilogía. No parece ésa su intención, ni sería coherente con el espíritu opuesto a las grandes sagas de héroes DC –y Action Comics, homenajeados de forma explícita– o Marvel en la gran pantalla. Aunque ahora está de moda profundizar, sobre todo en clave humorística, en los superhéroes que descubren o recuperan sus poderes, la película se ahorra las tradicionales lucha contra el mal y pelea contra el malo.

protegido-1.jpg 

No existen términos tan bien definidos en el universo de Shyamalan, y el ritmo lo marca el oleaje interno de David Dunne —Bruce Willis, en un papel que le reportó el prestigio definitivo después de que lo tomasen en serio con «El sexto sentido»–. Un simple vigilante de estadio deportivo –el Franklin Field de la Universidad de Philadelphia–, que no sabe demasiado de su hijo (Spencer Treat Clark) y se ha distanciado de su mujer —Robin Wright Penn, aunque en principio se consideró a Julianne Moore–, acumula un par de traumas que le impiden valorarse a sí mismo. Traumas que podrían ser los de Shyamalan: de nuevo un accidente de tráfico y una hidrofobia que otorga al agua un significado importante, como en posteriores películas del realizador. Sin embargo, en esa esfera tan cotidiana y casi vulgar los rasgos del octavo arte se hacen reconocibles. La estética de la película aprovecha una gama de colores primarios que resumen lo básico de cada escena, al igual que una viñeta, y que definen a los personajes como ya lo habían hecho en «El sexto sentido». El verde, un tono positivo, identifica a David Dunne, en especial cuando viste el impermeable del trabajo y emprende sus primeras salvaciones de inocentes.

protegido-5.jpg 

Por el contrario, a Elijah Price lo representa el púrpura, color elegido por el propio Jackson –puesto que, según él, se asocia a la realeza, y recordemos que también lo pidió a George Lucas para el sable láser de Mace Windu en «El ataque de los clones» (2002)–. Se aprecia esta tonalidad desde los flashback de su infancia, en el jersey que viste de niño o el papel de regalo en el que su madre ha envuelto su primer cómic, así como las continuas referencias al cristal que simboliza su fragilidad física –del apodo Don Cristal o el bastón que emplea a la galería salpicada de lámparas, bocetos enmarcados y muebles revestidos de este material–. Como anécdota, destaca que su peinado se inspirase en el abolicionista del siglo XIX Frederick Douglas, defensor del principio de igualdad, algo que no comparte de todo Elijah Price en su obsesión por encontrar personas fuera de lo común. Decenas de teorías sobre estos temas aparecen con una patada, y una de las más curiosas es la del vaso de naranja, según la cual cuando David Dunne revela a su hijo durante el desayuno que es un superhéroe, tenemos un plano fijo del vaso con zumo de naranja. Este color se asocia a la ambición y el engaño, lo cual, unido al recipiente de cristal, representa al personaje de Elijah Price frente al heroísmo de David en el periódico.

protegido-6.jpg 

Traído por los pelos o no, lo cierto es que la paranoia de los fans no ha dejado tranquilo a Shyamalan desde su debut comercial. Otro elemento en continuidad desde «El sexto sentido», pero que aquí cobra mayor sentido, son las imágenes reflejadas –las primeras presentaciones de Elijah Price se suceden sobre superficies de cristal–, invertidas o simétricas, según la inquietante idea, pero del todo lógica, que hace depender mutuamente al bien y al mal. Las herencias cinematográficas resultan menos obvias debido al apogeo moderno del género de superhéroes –aún así debe mucho del espíritu dubitativo de «Superman» (1978)–, aunque éste le sirva a Shyamalan para plantear al espectador las mismas claves de reconocimiento instantáneo del relato –incluyendo el score de James Newton Howard, marcado por un tema central, el de David Dunne, pegadizo y sincopado, muy distinto al resto de sus colaboraciones con el director–. Como, por ejemplo, el rescate de la chica, que se produce de manera atípica, al llevar el protagonista a su mujer entre sus brazos para que vuelvan a dormir juntos en el mismo cuarto.

protegido-3.jpg 

La idea de confrontación entre dos amigos, o la dualidad entre personas que se creían semejantes y colaboradoras, es un argumento típico en las películas que desean voltear la causalidad psicológica de los personajes, como «El tercer hombre» (1949), lo mismo que los supervivientes milagrosos de accidentes —«Sin miedo a la vida» (1993)–. Pero Shyamalan retoma elementos clásicos también en un plano técnico, como la secuencia de apertura en el tren, que se desplaza de izquierda a derecha de la pantalla, hacia el este. Movimiento erróneo en la vida real, pero que ya fue empleado como engaño visual por Hitchcock en algunas escenas de «Con la muerte en los talones» (1959). El mundo del cómic adquiere una presencia protagónica a través de la cual el director demuestra su pasión por las viñetas, como el empleo del logotipo de Los Cuatro Fantásticos –antes de que tuviesen versión de celuloide– para los informativos de la televisión.

protegido-2.jpg 

Entiendo la frustración de muchos espectadores ante «El protegido», película muy contenida frente a su temática y su precedente, que elevó el listón de las expectativas para el resto de la carrera de Shyamalan. Sin embargo, creo que los apuntes dramáticos ya estaban en «El sexto sentido» y que en esta cinta se despojaron de los sobresaltos accesorios, de modo que la revelación final pesa más por la reflexión pesimista que por un twist ingenioso. Y ya comenté que el anterior tampoco había descubierto la gravedad. La nube de escepticismo lo rodeó igual que las alabanzas de quienes valoraron su cambio de registro y la firmeza de su lenguaje audiovisual. A medias entre Dunne y Price, entre el reventador de taquillas y el cineasta vulnerable. Al menos Shyamalan reconocía con esta película que no le asustaba dirigir sin superpoderes ni ahogarse en la piscina. Preparen flotadores.

Artículos relacionados:

En las imágenes: Fotogramas de «El protegido» – Copyright © 2000 Touchstone Pictures, Blinding Edge Pictures, Barry Mendel Productions y Limited Edition Productions Inc. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir