Síguenos

Otro universo de papel: «Corazón de tinta»

Actores y actrices

Otro universo de papel: «Corazón de tinta»

Se rodaron prácticamente en agendas paralelas, pero «Corazón de tinta» (Iain Softley, 2008) quedó relegada al suspenso de las reservas de New Line tras el estrepitoso fracaso de «La brújula dorada» (Chris Weitz, 2007) en las taquillas de todo el mundo. Un año después, los ejecutivos se atrevieron a estrenarla de manera discreta, pasando por alto que el retoño proscrito podía lucir mayor entidad que aquel primer episodio de «La materia oscura» que (parece) penderá para siempre sobre un abismo sin conclusión. Tal vez puestos sobre aviso, «Corazón de tinta» fue retocada y pulida hasta adquirir la forma de una película independiente de la trilogía literaria. Las secuelas podrían ser tan plausibles como innecesarias ante la ola de fantasiafobia, pero mientras los Mundos de Tinta de Cornelia Funke ya han dado carpetazo final en los libros sin ánimo de traslación a la gran pantalla, resulta pertinente repasar a sus criaturas, de modo que nadie vuelva a perderse en otro más de los mundos fantásticos que se cobijan a la sombra del mago más famoso del planeta.

corazon-de-tinta-1.jpg

Nombre fuera del libro: Mortimer ‘Mo’ Folchart / Brendan Fraser.

Nombre dentro del libro: Lengua de Brujo —en inglés Silvertongue, epíteto que también se ganaba Lyra, la pequeña protagonista de «La brújula dorada»—.

Sus poderes son: Por razones desconocidas, Mo posee la habilidad de traer a la vida todo aquello que lea en voz alta, desde personas y animales hasta fenómenos meteorológicos y objetos inanimados, pero a cambio de que algo del mundo real viaje a las páginas del libro. Los villanos de papel que no tienen suficiente con gobernar sus reinos ficticios anhelan instalarse en el nuestro y sentar a la derecha de su trono a Mo para que lea pasajes favorables a sus maquiavélicos planes.

Su vida cotidiana transcurre: Entre libros rotos y desvencijados, pues Mo se califica a sí mismo como un sanador de ejemplares a punto de perder sus hojas, que reintegra a nuevas tapas de piel y brillantes colores. Desde que su esposa Resa (Sienna Guillory) desapareciera siendo su hija un bebé, a costa de una terrible y accidental revelación, vive solo en una casa campestre transmitiéndole a Meggie el amor por la lectura, siempre personal y silenciosa.

Su cara le suena por: Su compromiso con el cine familiar, desde mamarrachadas de sobremesa como «George de la jungla» (Sam Weisman, 1997) o «El hombre de California» (Les Mayfield,1992) hasta nuevas franquicias como «The Mummy (La Momia)», «Viaje al centro de la Tierra» (Eric Brevig, 2008) o la próxima «G.I. Joe» (Stephen Sommers, 2009). Sólo para papás ha protagonizado las dramáticas «Crash» (Paul Haggis, 2004), «El americano impasible» (Phillip Noyce, 2002) y «Dioses y monstruos» (Bill Condon, 1998).

corazon-de-tinta-2.jpg

Nombre fuera del libro: Margaret Meggie’ Folchart / Eliza Bennett.

Nombre dentro del libro: Ninguno.

Sus poderes son: En mitad de sus aventuras, Meggie descubre que ha sido bendecida con el mismo don que su padre cuando logre materializar a la Campanilla de Peter Pan —en la película es el perro Totó de «El Mago de Oz», razones de presupuesto obligan—. Después de las meteduras de pata acometidas por un lector tartamudeante, el dúo compuesto por padre e hija se convierte en un codiciado tesoro para enemigos… y amigos con secretos.

Su vida cotidiana transcurre: Con la mosca detrás de la oreja, porque su padre nunca le ha leído cuentos a la orilla de la cama y porque no quiere desprenderse de un libro oculto que todos los demás codician. Lectora compulsiva, no entiende un viaje sin una maleta cargada de libros clásicos que la aparten de un mundo real tan anodino como despreocupado por ella, y que le enseñen las herramientas necesarias para cumplir su sueño: ser escritora de esas mismas historias que la vienen arrullando como una madre sustituta desde su niñez.

Su cara le suena por: Papeles de niña buena en «La niñera mágica» (Kirk Jones, 2005) y «El príncipe y yo» (Martha Coolidge, 2004), amén de un thriller con Wesley Snipes, «La trampa del asesino» (Josef Rusnak, 2007). «Corazón de tinta» debió ser el lanzamiento a la fama de la joven actriz, que en cartera tiene el proyecto «From Time to Time» (Julian Fellowes), otra historia fantasiosa con reparto pincelado de rostros conocidos que, sin embargo, puede acabar siendo otro gran relato mediocre como «The secret of Moonacre» (Gabor Csupo, 2008), la película que siguió en la filmografía de Dakota Blue Richards, el tan proclamado talento en bruto de «La brújula dorada».

corazon-de-tinta-3.jpg

Nombre fuera del libro: Elinor Loredan / Helen Mirren.

Nombre dentro del libro: Ninguno.

Sus poderes son: Carece de cualquier habilidad mágica, pero su olfato bibliófilo es capaz de distinguir una edición de baratillo de otra valiosísima, así como resolver algún apuro gracias a sus extensos conocimientos literarios.

Su vida cotidiana transcurre: En los dominios de una casa señorial apartada del mundanal ruido, blindada por un costoso sistema de seguridad que proteja a su colección de libros antes que a ella, aunque los ladrones interesados en sus estanterías no sean tan fáciles de esquivar como los que pueblan la sección de sucesos. Guarda cierto rencor hacia Mo, a quien considera culpable de que su sobrina Resa desapareciera de sus vidas. Cuando una emergencia la obliga a cobijarlo a él y a Meggie en su hogar, no tardará en aflorar un malhumor de ermitaña que sólo el afecto compartido por los libros puede resolver.

Su cara le suena por: El cantado y merecido Oscar de «The Queen» (Stephen Frears, 2006), y por ser la mamá de Nicolas Cage en «La búsqueda: El diario secreto» (John Turteltaub, 2007), la sufrida esposa de Robert Redford en «La sombra de un secuestro» (Pieter Jan Brugge, 2004), una mujer de edad avanzada dispuesta a despelotarse en «Las chicas del calendario» (Nigel Cole, 2003), una diabólica profesora en «Secuestrando a la Srta. Tingle» (Kevin Williamson, 1999) y la mítica Morgana de «Excalibur» (John Boorman, 1981).

corazon-de-tinta-4.jpg

Nombre fuera del libro: Paul Bettany.

Nombre dentro del libro: Dedo Polvoriento.

Sus poderes son: Algunos lo consideran mágico, otros un simple truco de titiritero, pero este juglar greñoso puede escupir fuego y practicar malabarismos con él como si fuese igual de inofensivo que jugar con virutas de nieve.

Su via cotidiana transcurre: Para su desgracia, en la realidad contemporánea, una red de la que no pueden escapar él o su comadreja cornuda Gwin desde que Mo los extrajese por error de su medio natural, el medievo de la novela «Corazón de tinta», el disputado título que da nombre y pie a la trilogía. Aunque el trato que brinda a Meggie y su familia parece amistoso, la impaciencia que le corroe por reunirse de nuevo con su mujer Roxana —un breve cameo de Jennifer Connelly, esposa de Paul Bettany— le nublará la cordura y lo empujará hacia decisiones traicioneras.

Su cara le suena por: Ser el colega de Russell Crowe en «Master & Commander: Al otro lado del mundo» (Peter Weir, 2003) y «Una mente maravillosa» (Ron Howard, 2001); por torturar a Nicole Kidman en «Dogville» (Lars Von Trier, 2003), corretear al son de Queen en «Destino de caballero» (Brian Helgeland, 2001), ser el monje más albino de la Historia en «El código Da Vinci» (Howard, 200) y poner voz a Jarvis, el sirviente de «Iron Man» (John Favreau, 2008) en la mansión de Tony Stark.

corazon-de-tinta-5.jpg

Nombre fuera del libro: Andy Serkis.

Nombre dentro del libro: Capricornio. Tras olvidar su propio nombre, decide rebautizarse según el signo zodiacal que marca su nacimiento.

Sus poderes son: Como todo villano necesitado de la magia de los inocentes, sólo puede ejercer sus dominios mediante la fuerza bruta, la amenaza y el chantaje emocional que tanto trastoca los lazos de los humanos.

Su vida cotidiana transcurre: Fría y oscura, en el castillo de una aldea italiana que ha ocupado junto a sus secuaces después de que Mo pronunciase su nombre. Seguro de que su final en la novela «Corazón de tinta» no le es tan favorable como el destino que puede forjarse en nuestro mundo, se dedica a rastrear los ya de por sí escasos ejemplares del libro para quemarlos e impedir para siempre su regreso a las páginas.

Su cara le suena por: Aunque no se la viese, por ser Gollum en la trilogía de Peter Jackson y el gorila gigante en la revisión que el mismo director hizo de «King Kong» (2005), y los avances tecnológicos volverán a camuflarlo para «El hobbit» y «Tintín y el misterio del unicornio», donde será, ¡mil rayos!, el querido Capitán Haddock. Sin embargo, al Serkis más humano ya hemos podido apreciarlo en «El truco final (El prestigio)» (Christopher Nolan, 2006), «24 Hour Party People» (Michael Winterbottom, 2002) o «Topsy-Turvy» (Mike Leigh, 1999), en la que ya trabajó con otro miembro del reparto, Jim Broadbent.

corazon-de-tinta-6.jpg

Nombre fuera del libro: Rafi Gavron.

Nombre dentro del libro: Farid.

Sus poderes son: Curtido con los peores malandrines de Arabia, de ellos ha aprendido a robar, engañar y atacar con una maestría que los cuchillos reales también reflejan.

Su vida cotidiana transcurre: Transcurría, para ser más exactos, entre el pillaje propio de los relatos de «Las mil y una noches», de donde es extraído junto a un montículo de riquezas de la cueva de Alí Babá. Un pasado delictivo puede ser redimido en nuestro mundo si se presta a ayudar a Meggie y su familia y, de paso, consigue que mariposeen los primeros sentimientos amorosos de la protagonista.

Su cara le suena por: Poco, a menos que sea un entusiasta de la estupenda y ya finiquitada serie HBO «Roma» (2005-2007), donde interpretó a un sibilino sirviente, o de la no menos loable «24», en cuya séptima temporada encarnó al hermano menor de un sospechoso terrorista. En cine, Rafi Gavron se ha dejado ver en pequeños papeles de «Breaking and entering» (Anthony Minghella, 2006) y «Nick y Norah, una noche de música y amor» (Peter Sollett, 2008).

corazon-de-tinta-7.jpg

Nombre fuera del libro: Jim Broadbent / Cornelia Funke.

Nombre dentro del libro: Fenoglio.

Sus poderes son: El inmemorial poder de abstraer lectores mediante palabras sabiamente combinadas y destellos imaginativos, si bien Fenoglio es un escritor minoritario cuya gran obra, «Corazón de tinta», apenas ocupó los estantes de unas pocas librerías. Cuando el número de dichos ejemplares comience a rozar la extinción, Mo y Dedo Polvoriento deberán buscar al autor para que recupere el manuscrito y aún quede una oportunidad de viajar al medioevo y de traer personajes de vuelta.

Su vida cotidiana transcurre: Bajo los rasgos de Cornelia Funke, la J.K. Rowling de las letras alemanas que con su trilogía de los Mundos de Tinta —las siguientes partes se titulan «Sangre de tinta» y «Muerte de tinta»— se hizo un hueco millonario en las listas de ventas europeas y estadounidenses. Aun sin rozar la maestría de su compatriota Michael Ende, Funke derrochó pasión por los libros en un argumento que todo buen lector ha imaginado en alguna ocasión: que sus personajes favoritos surjan de las letras o que él se vea teletransportado a ellas por algo más tangible que la concentración. Clásicos como «Grandes esperanzas», «El señor de los anillos», «La princesa prometida», «Fahrenheit 451» o «El libro de la selva» encabezan los capítulos de una historia que, sin embargo, en su desarrollo termina más absorbida por el universo propio de «Corazón de tinta» que por la sustanciosa premisa de partida.

Su cara le suena por: En otros universos fantásticos, por el doctor de «Brazil» (Terry Gilliam, 1985), el anciano que acoge a los hermanos Pevensy de «Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario» (Andrew Adamson, 2005), y el nuevo profesor de pociones —después de que Snape ocupe la anhelada clase de Defensa contra las artes oscuras— en la inminente  «Harry Potter y el misterio del príncipe» (David Yates, 2009). Al veterano actor inglés le facilita su entrada en el género su especialización en cintas de época, como «Un abril encantado» (Mike Newell, 1992), «Balas sobre Broadway» (Woody Allen, 1994), «Moulin Rouge» (Baz Luhrmann, 2001), «Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal» (Steven Spielberg, 2008) o «La reina Victoria» (Jean-Marc Vallée, 2008), donde volvió a coincidir con Bettany. De Funke ya se adaptó al cine «El príncipe de los ladrones» (Richard Claus, 2006), una aventura infantil ambientada en Venecia que no conquistó al público.

corazon-de-tinta-8.jpg

En las imágenes: Fotografías promocionales de «Corazón de tinta» – Copyright © 2008 New Line Cinema. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir