Inicio > Reportajes > “Ponyo en el acantilado”: Claves para entender ...

“Ponyo en el acantilado”: Claves para entender el universo Miyazaki

Escrito por el 25.04.09 a las 19:14
Archivado en: Animación, Aventuras, Cine asiático, Directores, Fantástico

Resulta tan gratificante como arduo abordar la filmografía de un maestro como Hayao Miyazaki en toda su envergadura y profundidad. Hace ya tiempo que su obra dejó de ser únicamente orgulloso patrimonio del anime japonés para trascender más allá de sus fronteras, para que la manifiesta universalidad de sus historias se aliara con la infinita belleza de las mismas y fueran recibidas, desde cualquier parte del globo, como un esperado milagro animado que sólo se prodiga muy de vez en cuando. “Ponyo en el acantilado” es el décimo largometraje en su haber, sumándose a una lista de títulos que han merecido exhaustivos estudios más allá de las dos celebérrimas representantes que le valieran la internacionalidad al cineasta nipón: “La princesa Mononoke” y “El viaje de Chihiro”. El universo Miyazaki no empieza, y ni mucho menos acaba, con esas dos obras maestras. Antes estuvieron la arrebatadora sencillez de “Lupin III: El castillo de Cagliostro”, esa proclama de (algunas) intenciones autorales que supuso la enorme “Nausicaa del Valle del Viento”, o la oda a la infancia que era “Mi vecino Totoro”. A través de todas ellas se articulan los temas, constantes y perfiles que han supuesto el andamiaje de una de las filmografías más imprescindibles del cine de las tres últimas décadas.

Ampliar imagen

La infancia. “Ponyo en el acantilado” parece, a priori, volver por los fueros de “Mi vecino Totoro” o “Nicky, la aprendiz de bruja”, tanto en la sencillez de su premisa narrativa (libremente inspirada en “La sirenita” de Hans Christian Andersen) como en el protagonismo del universo infantil. En “Mi vecino Totoro”, la imaginación desbordante del infante era la válvula de escape de dos pequeñas hermanas que debían afrontar la ausencia casi permanente de un padre, o la posibilidad de pérdida de una madre (temas que se afrontaban, de otra manera, en la trágica pero imprescindible “La tumba de las luciérnagas”, realizada el mismo año por Isao Takahata para el Studio Ghibli). Totoro, icono del estudio, sería también el significante de una de las máximas del universo Miyazaki, aquella que reivindica los tesoros de la infancia como armas deformantes e idealizadoras del a veces gris mundo real.

Ecologismo. En las películas de Hayao Miyazaki encontramos, habitualmente, escenarios idílicos que se ven amenazados por la barbarie del ser humano. A menudo el contexto donde luchas, guerras y odios tienen lugar, acaba pasando a primer plano para dar un ultimátum al hombre. Es entonces, en última instancia, cuando la naturaleza se manifiesta reparadora, clemente, y los pueblos inmersos en destrucción mutua toman debida conciencia. El mensaje ecologista, no obstante, nunca es impostado ni desnaturalizado, sino que florece como consecuencia natural en cintas como “Nausicaa del Valle del Viento” o “La princesa Mononoke”, en la que el Espíritu del Bosque supone el máximo exponente del mismo (encarnado, por supuesto, en una suerte de deidad, otra de las constantes del universo Miyazaki).

Antibelicismo. Estrechamente ligado al ecologismo. Posiblemente el único mal verdadero que reside en el cine del japonés es el que viene dado por las guerras y la acción del hombre. Los conflictos bélicos hacen acto de presencia, por ejemplo, en “Nausicaa del Valle del Viento” (en clave más fantástica) o en “El castillo ambulante” (en clave más realista).

Mitología y transfiguración. Miyazaki puebla sus relatos de dioses de todo tipo y condición, establece su propio Olimpo en el balneario de “El viaje de Chihiro” y permite que esas deidades campen a sus anchas, sometiéndolas a inusitadas transformaciones para forjar una mitología propia. Esto, por supuesto, no implica invenciones y reinvenciones caprichosas, sino casi siempre ajustadas a las necesidades de la trama. Ejemplo: el Kaonashi de “El viaje de Chihiro” se hinchará tanto como la avaricia de los clientes y trabajadores de la casa de baños para que, finalmente, sea Chihiro, en su falta de ella, la que nos lo acabe mostrando como un ser incomprendido.

Protagonismo femenino y maldad ambigua. Lejos de otras derivaciones del anime (y del manga como fuente), los personajes femeninos de las películas de Miyazaki nunca son figuras sujetas al deseo erótico, a la objetivización sexual. La confrontación entre el mundo adulto y el de la infancia imposibilitan tal cosa en muchas de sus protagonistas, y aun cuando esas se definen en claves más adultas (la salvaje princesa Mononoke o la intrépida, sacrificada princesa Nausicaa), estas se encuentran despojadas de tales miradas y comprometidas a la defensa del orden natural amenazado. En cuanto a los villanos, si los hay, escapan a los límites férreos de la caricatura maniquea y se ven representados como personajes habitualmente movidos por intereses propios (Lady Eboshi en “La princesa Mononoke” o Yubaba en “El viaje de Chihiro”), de una maldad cuestionable que, por supuesto, será finalmente revocada.

Cerdos y aeronáutica. La figura del cerdo se repite a lo largo de su filmografía, a destacar la maldición porcina que caía sobre los padres de Chihiro o el mismo “Porco rosso”. Precisamente en esta, sexta película del realizador, confluía esta constante con otra pasión omnipresente en su obra: la de imaginar, diseñar, todo tipo de artefactos voladores que frecuentan “Laputa, el castillo en el cielo”, “Nausicaa del Valle del Viento” o “El castillo ambulante”. El exclusivísimo corto “Imaginary flying machines”, da buena fe de ello.

Joe Hisaishi. Los impagables momentos que regala la obra de Miyazaki no sólo se deben al lirismo de sus imágenes, a la emotividad de momentos feéricos o a rendiciones incondicionales a fantasías anárquicas. También se deben, en algún grado, a las partituras de Joe Hisaishi, a cada nota que puntúa la emoción de un instante de magia, al estallido de belleza que es el vuelo de Chihiro con Haku o el vals que acompaña elegante los pasos de ese castillo ambulante. Milagrosas sociedades entre imágenes y música que nunca dejan de reafirmar la unicidad de cada escena en el cine de Hayao Miyazaki.

En las imágenes: “Ponyo en el acantilado” © 2008 Aurum. Todos los derechos reservados. “Mi vecino Totoro” © 1988 Tokuma Japan Communications Co. Ltd y Studio Ghibli. Todos los derechos reservados. “La princesa Mononoke” © 1997 DENTSU Music And Entertainment, Nippon Television Network Corporation, Studio Ghibli y Tokuma Shoten. Todos los derechos reservados. “El castillo ambulante” © 2004 Aurum. Todos los derechos reservados. “El viaje de Chihiro” © 2003 Vértigo Films. Todos los derechos reservados. “Porco rosso” © 1992 Studio Ghibli y Tokuma Shoten. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



8 - Pau Alcover - 18:15 - 01.04.10

Si bien es cierto que en Mi vecino Totoro el padre se cuida de las niñas, en El viaje de Chihiro los padres de Chihiro pasan de ella, Nicky, la aprendiz de bruja, vive sola, etc…



7 - LA BUTACA - 17:41 - 23.02.10

“Nausicaä del Valle del Viento”…

Dirección y guión: Hayao Miyazaki. País: Japón. Año: 1984. Duración: 118 min. Género: Animación, fantasía. Producción: Hayao Miyazaki, Toru Hara, Isao Takahata, Yasuyoshi Tokuma y Michitaka Kondo. Música: Joe Hisaishi. Dirección artística: Mitsuki Naka…



6 - Huxley - 12:38 - 24.10.09

Estimado Miquelc, que en ocasiones algunos comentarios tarden unas horas en salir no quiere decir que hayan sido borrados, sencillamente están en la cola de moderación. El compañero Jordi Revert seguro que agredecerá tu participación; la disparidad de perspectivas y opiniones no es sólo aceptada sino esperada por necesaria y vital a la hora de compartir, analizar y debatir cualquier aspecto relacionado con el cine, especialmente si hablamos de algo tan grande como la filmografía de un maestro como Miyazaki.



5 - Miquelc - 22:08 - 23.10.09

Mi Vecino Totoro, una película brillante sobre la infancia.

…Veamos, mi comentario de esta tarde sobre el artículo de Jordi Reverte, no contenía publicidad, estaba bien escrito, guardaba relación con los contenidos de la entrada y, por supuesto, ¿a no ser que una crítica negativa sobre el artículo sea considerado un insulto..?, era correcto. Duro pero correctísimo.

Puse de manifiesto, entre otras cosas (y guarda relación con el tema), como alguien que dice haber visto Mi Vecino Totoro afirma en su crónica: “..la imaginación desbordante del infante..que debía afrontar la ausencia casi permanente de su padre”. Yo no ví esta versión, sin duda. Lo que me llevaba a vincular mi comentario a la posibilidad de escribir sobre algo que no se ha visto, y, porqué no, buscar los contenidos de un artículo, que se supone de referencia de Miyazaki, con claves, muy básicas, que aparecen en otros lugares obvios, trabajados, también, en otros lugares.

Exigía más originalidad en una artículo. Únicamente eso.

Si esta es la moderación o la libertad de expresión… Perdonadme que exprese: ¡Vaya críticos que no aceptan una crítica basada en la evidencia!

El padre de Satsuki y Mei pasa mucho más tiempo con sus hijas que cualquiera de los que escribimos aquí. Sale en el filme, eh! Por lo demás, superficialidades.

Ahora ya podeis borrar, también, este comentario (que identifiqué, con e-mail incluído, como éste)…



4 - Miquel C - 16:39 - 23.10.09

NO ME PARECE SERIO que los articulistas elaboren un artículo de referencia a base de frases hechas y clichés sembrados de “ojeadas” superficiales a la forma y no al fondo; o síntesis de Wikipedia. Se espera más originalidad en vuestro trabajo, digo yo, y más en Páginas de este renombre.

Por ejemplo, cuando Jordi Reverte afirma eso de: “….dos pequeñas hermanas que debían afrontar la ausencia casi permanente del padre…”, aludiendo a Totoro.

Disculpadme, pero se nota que no ha visto la película -o andaba haciendo otra cosa, mientras lo hacía-. El Padre, en Mi Vecino Totoro, pasa mucho tiempo con sus hijas (tanto de día como de noche) además de trabajar y visitar a su esposa.

El cliché ausencia -permanente- de los padres, o “no hago caso de los hijos”, es cosa “disney”. Ausente en la visión de Hayao Miyazaki.

Obviamente, en “La Tumba de las luciérnagas” el padre estaba ausente (en la guerra), y la madre muere, dejando a los hijos desprotegidos.

Las dos pelis -dos tonos- se estrenaron al mismo tiempo (1988) porque Ghibli pretendió dar dos visiones diferentes de una misma época histórica, y la visión, y vivencia infantil, de dos hermanos en circunstancias distintas…Las dos, igualmente válidas y realistas.

Por lo demás, expresiones larguísimas y floridas para llenar un contenido básico -de pobre- que cualquier aficionado sabe hace años, cuando los críticos que ahora escriben ni se habían enterado…

Se cubre la crítica porque toca. Y artículos para llenar…, y ser el Top ten de noticias de los buscadores; además de servir de apoyo barato a unas críticas que, en algunas cintas, se quedarían en poesía vana, con análisis cinematográfico ausente o carente de originalidad y contenido.



3 - LA BUTACA - 19:14 - 22.09.09

“Mi vecino Totoro”…

Título original: Tonari no Totoro. Dirección y guión: Hayao Miyazaki. País: Japón. Año: 1988. Duración: 86 min. Género: Animación, aventuras, fantasía, infantil. Producción: Tohru Hara. Música: Joe Hisaishi. Montaje: Takeshi Seyama. Dirección artística…



2 - LaButaca.net » Opinión de cine - 17:42 - 28.04.09

“Ponyo en el acantilado”: El niño y el mar…

“Ponyo en el acantilado” es otra joya de Miyazaki, perteneciente a ese puñado de cuentos que indagan en la infancia y sus tesoros. Eso no le impide, claro, abordar una nueva reinvención mitológica o la dicotomía entre el mundo adulto y …



1 - LaButaca.net » Opinión de cine - 17:36 - 28.04.09

“Ponyo en el acantilado”: La llama sigue viva…

Un filme redondo, una pequeña joya que, desde el presupuesto de la sencillez, se eleva mucho más allá de lo que su apariencia señala. O sea, una más del maestro Hayao Miyazaki y su estudio Ghibli. Más de lo mismo, más de lo excelente.
Resulta re…



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

● Cincuenta sombras más oscuras
● Rings
● Batman: La Lego película
● Jackie
● La gran muralla
● El fundador
● T2: Trainspotting
● Logan
● El guardián invisible
● Kong: La Isla Calavera
● El bar
● La bella y la bestia
● Los Pitufos: La aldea escondida
● Ghost in the shell
● Fast & furious 8
● Alien: Covenant

 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.