Síguenos

“Project X”: La fiesta más grande jamás celebrada

Cine americano

“Project X”: La fiesta más grande jamás celebrada

Recomendada para adolescentes que sueñan con su fiesta más salvaje.

Thomas (Thomas Mann), JB (Jonathan Daniel Brown) y Costa (Oliver Cooper) son tres adolescentes poco populares, tres estudiantes del último curso del instituto que tienen la idea de montar una gran fiesta para celebrar el decimoséptimo cumpleaños de uno de ellos. El problema es que pronto se les va de las manos y acaba convirtiéndose en la madre de todas las fiestas, con hectolitros de alcohol y una horda de jóvenes con las hormonas revolucionadas. La cosa se desmadra más y más hasta alcanzar un nivel de destrucción sin precedentes. Las noticias empiezan a correr como la pólvora. Las cámaras de los protagonistas y de cientos de teléfonos móviles de los asistentes dejan constancia de los legendarios hechos que allí tienen lugar.

“Project X” (ver tráiler y escenas) es el último grito en cine en cuanto a excesos fiesteros y gamberrismo sin cortapisas, un desmadre que viene amparado por el padrinazgo de Todd Phillips, productor de la propuesta y director tanto de la celebrada “Resacón en Las Vegas” (2009) como de su secuela “Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!” (2011), precedentes espirituales de esta bacanal adolescente que dirige el debutante Nima Nourizadeh, realizador procedente del mundo de los videoclips y los spots publicitarios. El origen del proyecto lo explica Phillips así: «…nos sentamos en círculo en una habitación y comenzamos a compartir historias de fiestas memorables, algunas que habíamos vivido y otras de las que solo habíamos escuchado hablar», explica el productor. «A partir de ahí, solo teníamos que decidir la sensación que queríamos transmitir, la perspectiva y la historia de la película. Esa es la parte divertida».

Esa perspectiva pasaba por los múltiples puntos de vista desde los que se puede filmar la acción. Teniendo en cuenta que en una fiesta todo el mundo puede grabar lo que sucede con su móvil, el rodaje iba a exigir hasta ocho tipos diferentes de cámaras, si bien la que se utilizó como principal fue la HD Sony F23, capaz de grabar con iluminación extrema y de captar tanto la luz del sol como la estroboscópica de la noche. Además, durante las 25 noches que duró la filmación, se repartieron una docena de cámaras Flip entre los extras —unos 200 en total— y se les pidió que registraran cualquier cosa divertida que pasara a su alrededor. 

En cuanto a los chavales protagonistas, la elección se hizo por medio de un casting abierto a través de la web ProjectXOpenCall.com. Uno de ellos, Mann, ya tenía algo de experiencia en cine, pero en ningún caso en un proyecto de esta envergadura, ni en uno que ofreciera tantas posibilidades para la diversión: «Fue increíble estar en el plató en una fiesta que pasa de ser una celebración a un desenfreno total. Me resultó difícil interpretar el terror que siente Thomas ante el giro que da la fiesta porque nos estábamos divirtiendo muchísimo», asegura. En el caso de Brown y Cooper, ambos habían dejado la universidad e intentaban empezar una carrera como monologuistas, hasta que se encontraron con el regalo de sus respectivos papeles: «No me lo esperaba. Esperaba tener un trabajo donde me pagaran ocho dólares la hora toda mi vida», recuerda Brown.

Otros actores que destacan entre la multitud son: Kirby Bliss Blanton, que interpreta a una amiga de toda la vida de Thomas; Miles Teller, como el típico deportista popular y chulo; Rick Shapiro, haciendo las veces del furioso traficante T-Rick; Martin Klebba es el enano que descarga toda su furia en la fiesta; Rob Evors es el vecino; Caitlin Dulany y Peter MacKenzie son los padres de Thomas; Jesse Marco es el DJ que pone música a esa noche épica; y Brady Hender y Nick Nervies son los dos “seguratas” contratados por Costa.

El lugar escogido para rodar fue una casa ubicada en el Rancho Warner de Burbank, un plató consistente en un complejo de viviendas en una falsa calle residencial: «No teníamos muchas opciones a la hora de buscar un barrio en el que rodar, porque cerrar un vecindario todas las noches durante cinco semanas hubiera sido muy molesto para la comunidad», explica Phillips. También, una ventaja importante fue el hecho de que la película fuera rodada en orden cronológico, ya que de esta manera el departamento artístico no tenía que volver a recuperar el aspecto que tenían ciertas partes del plató antes de ser destrozadas.

Con un presupuesto estimado de 12 millones de dólares,  “Project X” se colocó en el segundo puesto de la taquilla en su fin de semana de estreno en Estados Unidos. Desde entonces, ha recaudado cerca de 80 millones a nivel global y aspira a engrosar esa cifra a partir del próximo 8 de junio en España.


Imágenes de “Project X”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2012 Warner Bros. Pictures, Silver Pictures y Green Hat Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

Subir