Inicio > Reportajes > “Quarantine”: Zombis, infectados y cintas de v√≠...

“Quarantine”: Zombis, infectados y cintas de v√≠deo

No es descabellado pensar en los zombis como un subg√©nero propio. El terror tiene muchas vertientes, y la de los muertos vivientes ha sido fruct√≠fera pese a ser de m√°s corta edad que las de figuras como los vampiros. La raz√≥n la encontramos en una titubeante fuente, que nos remite a los inicios de los a√Īos 30, y a las leyendas relacionadas con los ritos de magia negra y vud√ļ haitianos. Fruto de la superstici√≥n y el folclore, los zombis tardaron muy poco en encontrar su respuesta en un s√©ptimo arte que les iba a definir a ojos del mundo con sus propias reglas. Por supuesto que no faltar√≠an las reinvenciones de las mismas, las variantes que hacen posible una pel√≠cula como “Quarantine”, la cual llega para revisar un modelo bien diferente al original, adaptado a las necesidades del frenetismo del audiovisual moderno.

Ampliar imagen

Empezando por el principio, suele se√Īalarse “La legi√≥n de los hombres sin alma” (1932) como el t√≠tulo que dio pistoletazo de salida al cine de zombis. De ser as√≠, este cine nac√≠a casi en paralelo a los primeros reportes del fen√≥meno en Hait√≠ y lo hac√≠a proponiendo una primera regla que se perder√≠a con el tiempo: el villano es el que dirige el ej√©rcito de zombis con aviesas intenciones. Y que ese villano, adem√°s, fuera Bela Lugosi, es un lujo para inaugurar un subg√©nero de terror que se ir√≠a consolidando con cuentagotas. Por ejemplo, Michael Curtiz pondr√≠a al gran rival de Lugosi en la pantalla, Boris Karloff, al frente de¬† “Los muertos andan” (1936), mientras que Steve Sekely pondr√≠a de manifiesto una maravillosa analog√≠a en “Revenge of the zombies” (1943) al hacer de los no muertos el ej√©rcito sin voluntad propia comandado por un doctor nazi. Otro ejemplo m√°s notable ser√≠a la c√©lebre “Yo anduve con un zombie”, que Jacques Tourneur dirigi√≥ en 1943 tras haber firmado el a√Īo anterior la magn√≠fica “La mujer pantera”. En ella, Tourneur revisaba el mito volviendo a su enclave original, asentando su trama en una caribe√Īa isla y recurriendo al vud√ļ como el desencadenante de la maldici√≥n.

En 1954 Richard Matheson publica su novela “Soy Leyenda”, la cual nos presenta una Tierra devastada en la que el √ļltimo ser humano vivo se enfrenta a una plaga de vampirismo. No obstante, los vampiros de Matheson poco tienen que ver con los de Bram Stoker, pues son can√≠bales, cuerpos sin alma errantes que m√°s bien se acercan a la definici√≥n de zombis. As√≠ lo entiende Ubaldo Ragona, que en 1964 dirige el mejor y m√°s fiel de los tres largometrajes que han adaptado la novela de Matheson, “El √ļltimo hombre sobre la Tierra” (que era Vincent Price, antes de que lo fueran Charlton Heston [“El √ļltimo hombre vivo”] y Will Smith [“Soy leyenda”]). Dos a√Īos despu√©s, la Hammer ofrece su propia versi√≥n del mito en “La plaga de los zombies”, justo antes de que llegue George A. Romero y marque un antes y un despu√©s con “La noche de los muertos vivientes” (1968). Pocas pel√≠culas con un presupuesto tan exiguo han tenido una repercusi√≥n tan extraordinaria. La obra maestra de Romero conserva su inestimable valor intacto porque estableci√≥ las se√Īas de identidad de los zombis, a saber la peligrosidad de su n√ļmero o el modo √ļnico de acabar con ellos de un certero tiro en la cabeza.

En 1978, Romero repiti√≥ tem√°tica en “Zombi”, que en 2004 disfrutar√≠a del estupendo remake “Amanecer de los muertos” a manos de Zack Snyder. El padre del zombi moderno volver√≠a por sus derroteros en tres ocasiones m√°s: “El d√≠a de los muertos” (1985), “La tierra de los muertos vivientes” (2005) y la reciente “El diario de los muertos de George A. Romero”, a√ļn sin fecha de estreno en Espa√Īa (incomprensible cuando guarda puntos en com√ļn con “[Rec]” y, por extensi√≥n, con “Quarantine”). Desde que Romero llegara para redefinir el subg√©nero, ha habido tiempo para ver florecer todo tipo de excentricidades de tem√°tica zombi llegadas desde diversas cinematograf√≠as. Italia se lleva la palma, explotando a los muertos vivientes hasta l√≠mites insospechados. Tras “Nueva York bajo el terror de los zombies”, de Lucio Fulci (cuyo t√≠tulo original era “Zombi 2″, sin tener nada que ver con el filme de Romero), se dispararon las producciones baratas, dando como resultado t√≠tulos tan peculiares como “Las noches er√≥ticas de los muertos vivientes”. La plaga de los zombis se hab√≠a extendido de tal forma que estos ten√≠an hueco hasta en el cine de blaxploitation: “Sugar Hill: La venganza de los zombies” nos mostr√≥ unos muertos (negros, por supuesto) volviendo de la tumba para matar a criminales blancos.

En los 80, la tendencia contin√ļa dando multitud de variopintos ejemplos que, en su mayor√≠a, hunden al subg√©nero en la serie B. No obstante, algunos t√≠tulos merecen menci√≥n, caso de “Muertos y enterrados” (1981), “The return of the living dead” (1985), y sobre todo, el debut de Sam Raimi “Posesi√≥n infernal” (1982) y su secuela “Terror√≠ficamente muertos” (1987), en las que los zombis eran el resultado de la posesi√≥n de esp√≠ritus malignos. Tambi√©n Wes Craven lo intent√≥ en “La serpiente y el arco iris”, conocida entre otras cosas por las rumoreadas dificultades del rodaje en Hait√≠ y la Rep√ļblica Dominicana. Los 90 no fueron mejores para las pel√≠culas de zombis, pese a que habr√° un hito destacado como es otra √≥pera prima, esta vez la de Peter Jackson y su “Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro” (1992), cinta de culto y cumbre del gore que a√ļn hoy es se√Īalada por muchos como la pel√≠cula m√°s sangrienta de la historia (los 300 litros de sangre falsa utilizados en el rodaje la avalan).

Y as√≠ llegamos a la presente d√©cada, en la que este subg√©nero ha vivido su mayor revitalizaci√≥n en d√©cadas, en parte gracias a nuevos talentos como Edgar Wright, capaz de llevar a cabo una comedia tan hilarante como “Zombies party” (2004) y no fracasar en el intento. Buena parte de culpa la tiene un nuevo cambio en las normas del juego, esta vez prescribido por Danny Boyle (¬Ņacaso no hab√≠a hecho John Carpenter lo mismo con los vampiros?). En “28 d√≠as despu√©s” (2002), el brit√°nico reconvirti√≥ a los muertos vivientes en infectados por un virus que les contagiaba de ira y hambre de carne humana. Si bien la variante es rechazada por algunos como parte de este cine, los infectados, pese a correr y tener peligrosidad en su individualidad, siguen formando ej√©rcitos despose√≠dos de voluntad y movidos por instinto de supervivencia. Los infectados de Boyle dieron con una secuela de 2007 dirigida por Juan Carlos Fresnadillo, “28 semanas despu√©s”, y fueron el modelo que el mismo a√Īo tomar√≠an Paco Plaza y Jaume Balaguer√≥ para “[Rec]”. Su propuesta era la de un relato de terror que enfatizaba las ansiedades del contagio y que, adem√°s, nos era contado a trav√©s del objetivo de una c√°mara, recurso brillantemente incorporado al cine de terror de los √ļltimos tiempos, desde The blair witch project” a “Monstruoso” pasando por “The descent”.

El meritorio y merecido √©xito de “[Rec]” ha dado, en poco menos de un a√Īo, con “Quarantine”, remake norteamericano que llega a nuestras carteleras para seguir haciendo de zombis e infectados los flamantes protagonistas del g√©nero. Bienvenidos sean, pues, los herederos de Romero o de Boyle mientras sigan hel√°ndonos la sangre como anta√Īo.

En las im√°genes: Fotograma de “Quarantine” ¬© 2008 Filmax. Todos los derechos reservados. Cartel de “La legi√≥n de los hombres sin alma” ¬© 1932 Edward Halperin Productions y Victor Halperin Productions. Todos los derechos reservados. Fotograma de “La noche de los muertos vivientes” ¬© 1968 Image Ten, Laurel Group, Market Square Productions y Off Color Films. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Amanecer de los muertos” ¬© 2004¬†UIP. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Terror√≠ficamente muertos” ¬© 1987 De Laurentiis Entertainment Group y Renaissance Pictures. Todos los derechos reservados. Fotograma de “[Rec]” ¬© 2007 Filmax. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrar√°)



3 - LaButaca.net ¬Ľ Opini√≥n de cine - 22:11 - 12.01.09

“Quarantine”: Fidedigno reflejo de “[Rec]”…

Ante “Quarantine”, los espectadores que acudan desconocedores de la fuente original, la “[Rec]” de Paco Plaza y Jaume Balaguer√≥, se encontrar√°n en la posici√≥n id√≥nea para experimentar hora y media de terror efectivo y angust…



2 - Jordi Revert - 12:12 - 12.01.09

Pues s√≠, no tiene nombre que todav√≠a no hayamos visto “El diario de los muertos” por aqu√≠. M√°s cuando podr√≠a aprovechar perfectamente el rebufo del √©xito de “[Rec]”.

Saludos



1 - Miguel A. Delgado - 22:57 - 11.01.09

Lo de que a√ļn no se haya estrenado la √ļltima de Romero es otro de esos misterios de la distribuci√≥n espa√Īola que a uno s√≥lo es capaz de ponerle de los nervios… (aunque no tanto como si le persiguiera un ej√©rcito de no muertos, todo hay que decirlo :) )

Un saludo!



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

‚óŹ Cincuenta sombras m√°s oscuras
‚óŹ Rings
‚óŹ Batman: La Lego pel√≠cula
‚óŹ Jackie
‚óŹ La gran muralla
‚óŹ El fundador
‚óŹ T2: Trainspotting
‚óŹ Logan
‚óŹ El guardi√°n invisible
‚óŹ Kong: La Isla Calavera
‚óŹ El bar
‚óŹ La bella y la bestia
‚óŹ Los Pitufos: La aldea escondida
‚óŹ Ghost in the shell
‚óŹ Fast & furious 8
‚óŹ Alien: Covenant

 
Web de cine M√°s secciones Archivo de pel√≠culas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Spider-Man: Homecoming | Inside

¬© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benet√ļsser, Valencia, Espa√Īa - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an√°lisis de sus h√°bitos de navegaci√≥n. Si contin√ļa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducci√≥n de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.