Inicio > Reportajes > Quentin Tarantino o el bastardo de la autoría: De “My...

Quentin Tarantino o el bastardo de la autoría: De “My best friend’s birthday” a “Malditos bastardos”

¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya acerca de Quentin Tarantino? ¿Qué queda por hablar del controvertido estatus autoral alcanzado por el director de Knoxville? Su última película, “Malditos bastardos”, ya ha inaugurado numerosos y agitados debates: los excesos dialogísticos (que ya asomaban en “Death proof”, y que aquí se rumorean todavía más capaces de poner a prueba la paciencia del espectador), la referencialidad masiva (que algunos incluso señalan como verdadero vehículo de su cine), la deliberada violación del curso de la historia (con el cine, al parecer, como elemento liberador, como catarsis)… son muchos los frentes en los que “Malditos bastardos” promete reacciones incendiarias, muchos los descifrados de su insondable montaña de guiños, referencias y homenajes. Los hechos son que Tarantino vuelve a estar en el ojo del huracán, y lo hace con una película en la que él tanto pretendía su propia “Doce del patíbulo” (Robert Aldrich, 1967) y derivadas, su propio exploitation bélico deudor de títulos como “Aquel maldito tren blindado”1 (Enzo G. Castellari, 1978), como su personal spaghetti-western, si bien de escenarios alejados (le delatan los rótulos à la Sergio Leone asentando el contexto, «Once Upon a time… in the Nazi-occupied France» [«Érase una vez... en la Francia ocupada por los nazis»]).

Pero, ¿qué tiene de especial la gramática de Tarantino para ganar amores y odios? Parece poco discutible que lo único indiscutible es el avanzado pulimento del lenguaje propio del director. O lo que es lo mismo: Tarantino es siempre impecable en lo que dice y en cómo lo dice. Es, también, impermeable a discursos críticos enlatados, pues nunca ha dejado de reventar apelativos o de humillar arcaicas (y acomodadas) críticas a la saturación de violencia en sus películas (a los “clamorosos” excesos de violencia en pantalla de “Pulp fiction” les siguió la limpísima “Jackie Brown”, y a la supuesta madurez “alcanzada” en esta, el despiporre exploitation del díptico “Kill Bill”). El sabotaje de las expectativas es, pues, un arma habitual en su cine, una con la que él disfruta sobremanera2. Otras son tanto o más reconocibles: el relato fraccionado y episódico, el diálogo como elemento conductor, la retroalimentación, el amor indiscriminado a la cultura popular (quiméricas discotecas inclusive). Tarantino se adentra, título tras título, en una concepción de autoría que quizá no pretenda ser tal, en una delimitación de su lenguaje que abre una brecha tras de sí y nunca deja de nacer de las demás autorías, de sus sumas y conjugaciones de Jean-Luc Godard, John Woo, John Ford o H.B. Halicki.

“My best friend’s birthday” (1987). Recordemos la historia: Quentin Tarantino conoció al productor Lawrence Bender en una fiesta, y este le animó a escribir un guión. Junto a Craig Hamann, Tarantino escribió el libreto de “My best friend’s birthday”, una comedia en la que él mismo actuaba haciendo de amigo del protagonista, y en la que también aparecía Roger Avary, compañero de trabajo suyo en el Archivo de Vídeo de Manhattan Beach, en California. Entre 1984 y 1987, “My best friend’s birthday” fue rodada en blanco y negro y con un presupuesto ínfimo. Sin embargo, una vez acabada, un incendio destruyó la mitad del metraje, dejando los aproximadamente 70 minutos iniciales en 34. El director se ha referido a ella como su filme de aprendizaje, e incluso ha preferido obviarlo en su filmografía3. En cualquier caso, el guión serviría de base para el de “Amor a quemarropa” (1993), que iba a escribir para Tony Scott.

“Reservoir dogs” (1992). Un golpe que sale mal y siete atracadores que se reúnen tras él fallido intento en un almacén abandonado (en otras palabras, una película sobre un golpe en el que no vemos ningún golpe). No conocen sus nombres, pero se denominan entre sí con colores (al igual que en “Pelham uno, dos, tres”, de Joseph Sargent). La joyería que intentaban atracar se llamaba Karina, una pequeña pista que apunta que “Reservoir dogs” es probablemente la película más Godard de Tarantino: Anna Karina fue actriz fetiche, esposa y ex-esposa del cineasta francés, y con ella llevó a cabo varias colaboraciones, entre las que se encuentra “Bande à part” (Jean-Luc Godard, 1964), título que daría nombre a la compañía productora que Tarantino creara junto a Lawrence Bender, A Band Apart. “Reservoir dogs” tuvo que ser parcialmente financiada por Harvey Keitel y Monte Hellman, y el resultado fue una clamorosa acogida en Sundance, todo un acontecimiento en el panorama independiente que le iba a valer a su realizador numerosas ofertas del mainstream hollywoodiense. En su lugar, Tarantino se fue a Amsterdam varios meses para preparar su siguiente trabajo.

“Pulp fiction” (1994). No es de extrañar, pues, que en “Pulp fiction” encontremos referencias a la cultura holandesa, a destacar la mención a las patatas fritas con mayonesa (dentro del celebérrimo diálogo a propósito del Cuarto de Libra con Queso). “Pulp fiction” evidencia en el título su fuente inspiradora, los relatos pulp (género denominado así por el material del que estaban hechas las revistas especializadas en estas historietas, frecuentemente policíacas o de ciencia-ficción) surgidos a principios del siglo pasado y más particularmente los pertenecientes a “Black Mask”. Las señas autorales de Quentin Tarantino se vieron confirmadas en esta su segunda película (tercera extraoficialmente), quizá y hasta la fecha la que mayor y más unánime admiración ha despertado, quizá la que más ríos de caracteres ha hecho correr en términos de análisis teórico y discusión crítica. “Pulp fiction” es un grandioso laberinto de cultura popular, referencialidad y autorreferencialidad, product placement tarantiniano y brillo dialéctico. Todo articulado en su particular estructura (tres historias distintas pero entrelazadas, dos preludios y un prólogo y un epílogo que pertenecen a una misma escena, que en el orden cronológico no ocupa ni el primer ni el último lugar) que, junto a los elementos citados, le ha llevado a ser señalada por no pocos como icono de la postmodernidad. “Pulp fiction”, además, recuperó a John Travolta para el cine y se alzó con la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1994, además de reportar a Tarantino su único Oscar® hasta la fecha (Mejor Guión Original).

“The man from Hollywood” (1995), segmento de “Four rooms”. En la irregularidad del conjunto, “The man from Hollywood” destacaba por encima del segmento de Robert Rodriguez y muy por encima de los de Allison Anders y Alexandre Rockwell. “The man from Hollywood” era un homenaje a “Man from the South”, un episodio de “Alfred Hitchcock presenta” que protagonizara Steve McQueen. Bruce Willis aceptó trabajar sin cobrar, violando así el reglamento de la SAG (Screen Actors Guild) y, en consecuencia, no apareciendo en los títulos de crédito.

“Jackie Brown” (1997). En una reciente entrevista para la Sight & Sound4, Tarantino definía “Jackie Brown” como su ‘hangout’ movie. El realizador ponía por ejemplo “Río Bravo” (Howard Hawks, 1959), y definía el hangout como el tipo de película que verías cada 3 ó 5 años sintiendo que sus protagonistas son casi tus amigos, y que tú andas por ahí con ellos cada vez que la ves. También dijo en una ocasión que era la película con la que se sentía más distanciado, afirmación que tiene  algo que ver con el hecho de que también sea su única adaptación: “Jackie Brown” adaptaba “Rum Punch”, de Elmore Leonard, y proclamaba su corazoncito blaxploitation. También recuperaba para la ocasión a una diva del género en los 70, Pam Grier, y a Robert Forster, regalándoles una de las pocas (y más bellas) historias de amor de su cine.

“Kill Bill: Vol. 1″ (2003) y“Kill Bill: Vol. 2″ (2004). En la citada entrevista, Tarantino también reservaba unas palabras para su díptico “Kill Bill”, asegurando que en él Uma Thurman estaba luchando, en realidad, a través de los anales del cine exploitation de todo el mundo. Y así, la Mamba Negra llevaba el mono amarillo de Bruce Lee, pero preparaba una venganza que debe más a la casi peckinpahniana y casi pornográfica “Thriller – en grym film” (Bo Arne Vibenius, 1974), para la que necesitaba un severo entrenamiento bajo la tutela del mismísimo Pai Mei. “Kill Bill: Vol. 1″ y “Kill Bill: Vol. 2″ eran, en definitiva, un catálogo exploitation de altura que pasaban también por los Shaw Brothers, el spaghetti western o John Ford. El proyecto, por cierto, fue concebido en origen como una única película, pero luego fue dividida en dos partes debido a su abultada duración (en Cannes sí llegó a proyectarse en sesión única). David Carradine (el Bill del título) era, en esta ocasión, el recuperado por Tarantino.

“Death proof ” (2007). Quentin Tarantino y Robert Rodriguez quisieron hacer su propia doble sesión “Grindhouse” (a grandes rasgos, el concepto remite a las salas de los 70 especializadas en serie B y todo tipo de exploitation). Mientras que Rodriguez se decantó por el cachondeo y los zombis, Tarantino aprovechó para hacer su propio slasher al volante, con “Gone in 60 seconds” (H.B. Halicki, 1974) o “Punto límite: Cero” (Richard C. Sarafian, 1971) en mente entre otras. La función se completaba con tráileres falsos de Edgar Wright (“Don’t”), Rob Zombie (“Werewolf women of the SS”), Eli Roth (“Thanksgiving”), Robert Rodriguez (“Machete”) y un falso anuncio de comida Acuña Boys. Sin embargo, el fracaso del proyecto en taquilla forzó a estrenar las películas por separado y en versión extendida fuera de Estados Unidos y Canadá. En cuanto a los deliciosos extras que ofrecía la doble sesión original, en España sólo pudimos ver el tráiler falso de “Machete” acompañando a “Planet Terror”.

“Malditos bastardos” (2009). Presumiblemente, “Malditos bastardos” aúna spaghetti western y macaroni combat (respuesta italiana a “Doce del patíbulo” y demás cine de comandos de finales de los 60). A Tarantino le llevó una década acabar el guión, algo que no hace sino acrecentar las expectativas. Hay otros poderosos elementos que explican la ansiedad hacia el último trabajo del director: la premiada interpretación en Cannes de Christoph Waltz, quien da vida al Coronel Hans Landa y regala una exhibición políglota; el filme (dentro del filme) de propaganda nazi “Nation’s pride”, dirigido por Eli Roth (quien además interpreta a Donny, uno de los miembros del batallón); y por supuesto, el sempiterno juego de descifrar los guiños y homenajes ocultos en cada rincón, cada fotograma y personaje (el teniente Aldo Raine debe su nombre a Aldo Ray, intérprete que apareciera en cintas bélicas como “Men in war” [Anthony Mann, 1957], la comedia bélica “¿Qué hiciste en la guerra, papi?” [Blake Edwards, 1966], o la pro-Vietnam “Boinas verdes” [John Wayne y Ray Kellogg, 1968].

Tarantino televisivo. A lo largo de su carrera, Quentin Tarantino también ha coqueteado con la pequeña pantalla. Lo ha hecho para dos series distintas: la primera, “Urgencias”, para cuya primera temporada dirigió el episodio “Motherhood” (1995); la otra, más reciente (2005), “C.S.I.: Las Vegas”, para la que firmó otro díptico bajo el título “Grave Danger”.

1El título original de la película de Tarantino, “Inglourious basterds”, se debe al correspondiente inglés de la cinta italiana, “The inglorious bastards”, cuyo eslogan promocional, por cierto, rezaba «Whatever the Dirty Dozen did they do it dirtier!» («Lo que sea que los Doce del patíbulo hicieran, ¡ellos lo hacen más sucio todavía!»).

2Sin ir más lejos, el montaje de “Death proof” que se incluyó en el proyecto conjunto “Grindhouse” (y que no se proyectó en España, pues “Planet Terror” y “Death proof”, esta en una versión más larga, se estrenaron por separado en nuestro país), no mostraba el baile que Arlene (Vanessa Ferlito) le regalaba a ‘Stuntman’ Mike (Kurt Russell), pero sí la escena previa en la que este último la convencía para que le regalara el baile.

3El cartel promocional de “Kill Bill: Vol. 1″ la anuncia como «La cuarta película de Quentin Tarantino», cuando debería ser la quinta si contamos “My best friend’s birthday” como su ópera prima.

4Sight & Sound. Volume 19. Septiembre 2009. P. 18.

En las imágenes: “Malditos bastardos” © 2009 Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados. Quentin Tarantino en la premiere de “Malditos bastardos” en Los Ángeles (10 de Agosto de 2009) © The Weinstein Co. Foto por Jeff Vespa. Todos los derechos reservados. “My best friend’s birthday” © 1987 Quentin Tarantino. Todos los derechos reservados. “Reservoir dogs” © 1992 Live Entertainment y Dog Eat Dog Productions Inc. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Pulp fiction” © 1994 A Band Apart, Jersey Films y Miramax Films. Todos los derechos reservados. ”Four rooms” © 1995 Miramax Films y A Band Apart. Todos los derechos reservados. “Jackie Brown” © 1997 Miramax Films y A Band Apart. Todos los derechos reservados. “Kill Bill: Vol. 2″ © 2004 Buena Vista International. Todos los derechos reservados. Quentin Tarantino dirigiendo a Kurt Russell en el rodaje de “Death proof” © 2007 Aurum. Todos los derechos reservados. “Malditos bastardos” © 2009 Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados. “C.S.I.: Las Vegas” © 2000 Alliance Atlantis Communications, Arc Entertainment, CBS Productions y Jerry Bruckheimer Television. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



9 - Legendark - 21:32 - 21.04.10

Tarantino, el mejor



8 - Malditos Bastardos. 2009. « El lobo iberico - 1:01 - 03.03.10

[...] Dirección y guión: Quentin Tarantino. [...]



7 - LA BUTACA - 17:56 - 22.09.09

“Malditos bastardos”: Cuestión de amor…

Brillante, excesiva y saboteadora de cualquier expectativa, “Malditos bastardos” es la mayor declaración de amor al cine hecha por Quentin Tarantino, y confirma su dominio insultante en la creación de diálogos y personajes magistrales.
«I t…



6 - LA BUTACA - 11:51 - 22.09.09

“Malditos bastardos”: Quentin Tarantino, el genio desbocado…

Los excesos rebajan el nivel de una película que tenía mimbres para convertirse en un monumento. En “Malditos bastardos” nos encontramos con un Quentin Tarantino hipertrofiado, inmenso y grandilocuente.

Hay una cosa en la que tanto los ent…



5 - LA BUTACA - 11:43 - 22.09.09

“Malditos bastardos”: Una venganza de celuloide…

Quentin Tarantino sobresale en su dominio de la imagen, los diálogos y la puesta en escena, en su empleo de la cinefilia y partitura para recrear géneros y llevarlos a su terreno, en un planteamiento meta-cinematográfico más allá de las referencias.

E…



4 - Miguel A. Delgado - 11:02 - 22.09.09

Toda una fuerza de la naturaleza… ¿Hay alguien que aún lo pueda dudar?

Un saludo!



3 - LA BUTACA - 12:03 - 20.09.09

“Malditos bastardos”: Los habituales excesos de Quentin Tarantino…

A pesar de su lograda puesta en escena y de la calidad del primero de sus actos, Tarantino vuelve a caer en los errores del pasado y nos aburre con pasajes de una desmesurada duración. Con hora y media de película hubiera bastado.
Creo que me resulta o…



2 - LA BUTACA - 18:25 - 18.09.09

“Malditos bastardos”…

Título original: Inglourious basterds. Dirección y guión: Quentin Tarantino. Países: USA y Alemania. Año: 2009. Duración: 153 min. Género: Acción, bélico. Interpretación: Brad Pitt (teniente Aldo Raine), Diane Kruger (Bridget von Hammersmark), Mélanie …



1 - LA BUTACA - 11:02 - 18.09.09

“Malditos bastardos”: La Valkiria de Tarantino…

Un paseo por una realidad alternativa en la que la Segunda Guerra Mundial sirve a Quentin Tarantino como nuevo marco en el que desplegar su portentoso conocimiento del medio y mostrar una vez más su extraordinario acervo fílmico.
Francia, durante el p…




   La Cabina 2014: Una edición de filmoteca
   "Interstellar" y la física newtoniana del amor
   Nocturna 2014: La sierra es la familia
   XI Muestra Syfy. Mucho más que fantástico
   Los problemas de producción de "Guerra Mundial...
   Nocturna 2013. El amor de los locos
   Havana 7. Historias que cuentan. Un homenaje a...
   J.J. Abrams: El rey de la televisión y su salt...
   "Resacón 3": La última resaca
   "El Hombre de Acero": El nuevo rostro de Super...
   "Dead man down (La venganza del hombre muerto)...
   "Fast & furious 6": Más rápidos, más furiosos
   "El gran Gatsby": El crepúsculo de los dioses
   "La mula": Mula de batalla
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  el hobbit | big hero 6 | exodus dioses y reyes | magia a la luz de la luna | ouija | juegos del hambre sinsajo | mortadelo y filemon | interstellar

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.