Síguenos

«RocknRolla»: Guy Ritchie y la comedia negra de los bajos fondos londinenses

Cine europeo

«RocknRolla»: Guy Ritchie y la comedia negra de los bajos fondos londinenses

Reza el cartel de «RocknRolla» que esta es «otra película del tipo que nos sorprendió con «Snatch: Cerdos y diamantes» y «Lock & stock»». Ojalá esta vez sea cierto, porque de ser así nos reencontraremos con uno de los cineastas más prometedores que ha dado Inglaterra en la última década.

Ampliar imagen

Y es que antes de ser el marido de Madonna, Guy Ritchie fue uno de los enfant terrible del cine que llegaba de las islas. Pocos realizadores han forjado, con tan pocos títulos en su haber, un estilo tan arrebatador y capaz de ganarse una buena legión de seguidores a la expectativa de su nuevo proyecto. «RocknRolla» vuelve a tratar con los tipos que mejor conoce Ritchie: mafiosos desquiciados y rateros de poca monta, matones tan profesionales como extraños y torpes novatos que se esfuerzan por hacer carrera. Todos ellos luchan por sacar tajada, organizar monumentales golpes, o escapar a las garras de los cabecillas del hampa de los bajos fondos de Londres, contexto favorito donde el director se mueve como pez en el agua.

Ampliar imagen

«Lock & stock» fue el explosivo debut de Guy Ritchie. Su ópera prima ya era toda una declaración de intenciones en la que venían de serie algunos de los personajes más brillantes de su filmografía: Bacon era un adelanto de lo que Jason Statham iba a ser en su siguiente filme, mientras que la incorporación del ex futbolista Vinnie Jones revelaba la devoción del director por estrafalarios matones secundarios. Con ellos ya se asentaba una de las bases del cine de Ritchie: la complejísima construcción de tramas y subtramas, paralelas y tangentes, a partir de su imposible mosaico de personajes. Y lo mejor es que, pese al impresionante andamiaje de sus narrativas, los MacGuffins que las mueven acaban importando bien poco: estos no son sino la mera excusa para allanar el terreno a un cóctel de humor explosivo, que se compone tanto de diálogos afilados que sacan partido de las jergas de los barrios bajos de la capital inglesa, como de un genuino humor negro.

El éxito de su primera incursión se vio reafirmado con «Snatch: Cerdos y diamantes», otra brillante comedia negra que contó con un reparto internacional con nombres como Brad Pitt o Benicio del Toro dando vida, respectivamente, a los ya emblemáticos Mickey, gitano irlandés campeón de lucha gitana, y Franky ‘Cuatro Dedos’, jugador empedernido. La segunda película de Ritchie ratificó todas sus virtudes tras la cámara y le convirtió en uno de los nombres con más proyección internacional. Su cine ya se constituía como un género en sí mismo, haciendo un sello de su particular mezcla de thriller y comedia negra estampada con un estilo visual rutilante (una de sus especialidades en este apartado es, sin duda, la presentación de sus peculiares retoños).

Sin embargo, el Guy Ritchie de «Lock & stock» y «Snatch: Cerdos y diamantes» desapareció en «Barridos por la marea», obra al servicio de su esposa Madonna, con la que se había casado en diciembre de 2000. Crítica y público dieron la espalda al británico, que intentaría volver por sus fueros en «Revolver», recibiendo una acogida desigual. Ahora se nos anuncia esta «RocknRolla» como la cinta en la que realmente recuperaremos al Guy Ritchie de los inicios, como aquella en la que toma las riendas del cine que mejor sabe hacer. Aquel que más echábamos de menos.

En las imágenes: Guy Ritchie durante el rodaje de «RocknRolla» © 2008 Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados. Fotograma de «RocknRolla» © 2008 Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados. Fotograma de «Lock & stock» © 1998 HandMade Films, Polygram Filmed Entertainment, SKA Films, The Steve Tisch Company y Summit Entertainment. Todos los derechos reservados. Detalle del cartel de «Snatch: cerdos y diamantes» © 2000 Columbia Pictures Corporation y SKA Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir