Inicio > Reportajes > “The code”: Morgan Freeman, de chófer a ladrón

“The code”: Morgan Freeman, de chófer a ladrón

Si una vez hablamos aquí de Clint Eastwood y del peso de la experiencia, las máximas de la veteranía podríamos aplicarlas igualmente con Morgan Freeman. El actor, a día de hoy, se sigue mostrando incombustible y frecuentando las pantallas con una asiduidad de la que pocos intérpretes pueden presumir. Sin ir más lejos, en el último año le hemos visto volver a su papel de Lucius Fox en “El Caballero Oscuro” y ser el jefe de la Hermandad en “Wanted (Se busca)”. Ahora nos llega “The code”, en la que Freeman hace las veces de ladrón de la vieja escuela que se aliará con Antonio Banderas para dar el gran golpe.

Ampliar imagen

Este actor nacido en Memphis en 1937 comenzó su andadura como intérprete en los teatros neoyorquinos durante los 60. No sería hasta los 70 cuando Morgan Freeman diera el salto a la televisión y el cine, salto que en ambos casos se produjo en 1971: en la pequeña pantalla, lo haría con la serie infantil “The electric company”, donde permaneció durante seis temporadas; en la grande, su debut acreditado vendría con “Who says I can’t ride a rainbow!”. Sin embargo, el medio predilecto de Freeman durante los 70 iba a ser la televisión, y su verdadera llegada al cine se pospondría hasta la década siguiente.

En 1980 le vimos junto a Robert Redford en la carcelaria “Brubaker” y en 1981, encarnar a Malcolm X en la televisiva “Death of a prophet”. Freeman alternaría televisión y cine durante esos años y tanto se dejaba ver en un episodio de “Dimensión desconocida” como en una de las escasas incursiones en la dirección de Paul Newman, “Harry e hijo” (1984). En 1985 trabajó bajo las órdenes de Roger Donaldson en “Marie”, y, dos años más tarde, sería nominado al Oscar® a Mejor Actor de Reparto por su interpretación en “El reportero de la calle 42″. Su nombre empezaba a sonar y su filmografía alcanzaría un punto determinante cuando, en 1989, fuera el chófer de Jessica Tandy en “Paseando a Miss Daisy”. El éxito de la película de Bruce Beresford se vio completado con una nueva nominación al premio de la Academia, esta vez como Mejor Actor Protagonista y, de nuevo, no rubricada con el galardón (la estatuilla iría a parar a Daniel Day-Lewis por “Mi pie izquierdo”).

La primera mitad de los 90 consolidó la carrera de Morgan Freeman con varios de los títulos que, desde entonces, han contado entre los más significativos de su filmografía. Fue juez en “La hoguera de las vanidades”, de Brian de Palma (1990), e inseparable de Kevin Costner en “Robin Hood, príncipe de los ladrones” (1991). Tan inolvidable como aquel Azeem sería su papel de Ned Logan en “Sin perdón” (1992), donde formaba sociedad con Eastwood en su justiciera misión. No obstante, el papel más importante en su trayectoria llegaba en 1994 de la mano de Frank Darabont y su “Cadena perpetua”. Red fue el perfecto partenaire de Tim Robbins entre rejas, y Freeman bordó un papel cargado de sensibilidad y emoción, ganándose a pulso una nueva nominación al Oscar®.

En 1995, otro de sus papeles más emblemáticos: el detective William Somerset de “Seven”, ligado en la memoria a su desencanto y su metrónomo. En 1996 participó en la adaptación sobre la obra de Defoe “Moll Flanders, el coraje de una mujer”, y se dejó ver en “Reacción en cadena”. Tras ponerse bajo las órdenes de Steven Spielberg en “Amistad” (1997), se apuntó al cine de catástrofes de segunda mitad de los 90, haciendo las veces de villano, en “Hard rain” (1998), o presidente, en “Deep impact” (1998), esta última firmada por una Mimi Leder que hoy vuelve a dirigirle en “The code”. Luego vino una primera tentativa con la comedia en “Persiguiendo a Betty” (2000) y la vuelta al personaje de Alex Cross, detective especializado en serial-killers que debutó en “El coleccionista de amantes” (1997) y que Freeman retomaba en “La hora de la araña” (2001). También hizo sus pinitos como productor en “Bajo sospecha” (2000) y volvió al thriller de miedos nucleares en “Pánico nuclear” (2002).

Después de probar suerte con una nueva adaptación sobre Stephen King (“El cazador de sueños”) o ser Dios en “Como Dios” (2003), y cuando parecía que los títulos menores empezaban a ser la nota predominante en la nueva década, Freeman volvió a acudir a la llamada de Eastwood. En “Million dollar baby” (2004) era Scrap, ex boxeador y único amigo de Frankie que cuida de su gimnasio. Su interpretación, de nuevo sobresaliente, le iba a valer, esta vez sí, el Oscar® a Mejor Actor de Reparto en el año en que Eastwood volvió a triunfar en estos premios. Desde entonces, lejos de aminorar el elevado ritmo anual de producciones en las que interviene, Freeman parece decidido a prodigarnos con no menos de dos películas al año. En los últimos años ha sido afinador ciego de pianos (“Danny the dog”), policía jubilado (“Ciudad sin ley [Edison]”), mafioso (“El caso Slevin”), ayudante de Batman (“Batman begins” y “El Caballero Oscuro”) y otra vez Dios (“Sigo como Dios”). Mientras le vemos como ladrón y socio de Banderas, quedamos a la expectativa de verle como Nelson Mandela en “The human factor”, deseando que su asiduidad y versatilidad en la pantalla se prolonguen por mucho tiempo.

En las imágenes: Fotograma de “The code” © 2008 DeAPlaneta. Todos los derechos reservados. Imagen y Carátula del DVD de “The electric company” © 1971-1977 Children’s Television Workshop. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Paseando a Miss Daisy” © 1989 Majestic Films International y The Zanuck Company. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Cadena perpétua” © 1994 Castle Rock Entertainment. Todos los derechos reservados. Fotograma de “La hora de la araña”© 2001 UIP España. Todos los derechos reservados. Fotograma de “Million dollar baby” © 2004 Filmax. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - LaButaca.net » Opinión de cine - 22:57 - 12.03.09

“The code”: Tópicos a mansalva…

Tópica, típica y exenta de cualquier planteamiento novedoso. Uno sólo puede divertirse viendo a Antonio Banderas perpetuando vergonzosamente su imagen de latin lover mientras Morgan Freeman le mira circunspecto.
Si esta película podía tener algún…



2 - Miguel A. Delgado - 11:08 - 11.03.09

A ve si Eastwood nos devuelve a un Freeman haciendo un gran papel, porque la verdad es que los secundarios que frecuenta últimamente dejan más bien con ganas que otra cosa (aunque al menos sean secundarios presentables, que es más de lo que se puede decir de bastantes otros).

Un saludo!



1 - juan omario - 19:21 - 10.03.09

Que buen actor es este hombre, sobre todo recuerdo su actuación en “Cadena Perpetua”, aunque creo que se quedo pegado un rato repitiendo el papel de “Seven”, ya es etapa superada espero.



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.