Inicio > Reportajes > Todos amamos a Indiana Jones: “El templo maldito̶...

Todos amamos a Indiana Jones: “El templo maldito”

Escrito por el 13.05.08 a las 19:40
Archivado en: A√Īos 80, Aventuras, Hollywood, Personajes, Rodajes

Siempre he querido toparme con una persona que tenga por favorita de la trilog√≠a de Indiana Jones a “El templo maldito” (1984). Denostada por oscuras razones –tanto como el tono general de la trama, que se achaca como principal causa–, la segunda entrega de tan exitoso hallazgo no se hizo esperar vistos los r√°pidos resultados de taquilla. El optimismo de Spielberg no hab√≠a dejado de aumentar desde su siguiente proyecto, “E.T: El extraterrestre” (1982), que confirm√≥ la liquidez de su estilo a la par que regalaba, casi premeditadamente, argumentos a sus detractores para odiarlo con √©nfasis el resto de su carrera. Pues la culpa de “El templo maldito”, de haberla, no hemos de achac√°rsela al Spielberg que conf√≠a en la bondad de los bichos cabezones, y que encima proclama su escasa simpat√≠a hacia esta precuela de “En busca del arca perdida” (1981) –√©sta se desarrolla en 1936 y la siguiente en 1935–. Los dardos, hacia George Lucas, en pleno proceso de divorcio y emperrado en ahorrarse un terapeuta –tal vez est√© ah√≠ otro origen de sus abultadas cuentas bancarias…– y utilizar sus producciones –√©sta y “El retorno del Jedi” (1983)– como expresi√≥n de su malestar y del resquemor hacia su ex-mujer en tr√°mites.

indiana-14.jpg 

No hay mal que por bien no venga y no hay roto que no arregle un descosido, y despu√©s de esta retah√≠la de sabidur√≠a popular se deduce un logro: el sufrimiento de Lucas propici√≥ que otra pareja se uniera, Spielberg y la protagonista de “El templo maldito”, Kate Capshaw –cuyo personaje representa quiz√° un retrato grueso y mal√©volo alimentado por Lucas, aunque las cr√≠ticas que recibi√≥ por su supuesto machisto parecen est√©riles vistas las pretensiones humor√≠sticas del conjunto y el proverbial papel en toda cinta de aventuras que se precie de la chica en apuros. ¬ŅPor qu√© los gritos de Fay Wray pasan a la Historia y los de Capshaw se tachan de infantiles?–. El otro gran escollo a la hora de que “El templo maldito” conecte con su p√ļblico es el tercer protagonista: Tap√≥n (Jonathan Ke Quan), un talentoso ni√Īo vietnamita que fue escogido en un casting escolar al que acompa√Īaba a su hermano –nuevo consejo: si para triunfar ya especific√°bamos que hace falta pisar muchas fiestas, tambi√©n¬†es imprescindible ir¬†de paquete a las pruebas–.

indiana-10.jpg 

Las moner√≠as y gesticulaciones del chaval, despu√©s corroboradas en “Los Goonies” (1985), provocan el blindaje de muchos espectadores, esc√©pticos ante la idea de que el √ļnico e inigualable Indy sea ayudado por un mocoso. Aunque pronto se averigua que el apoyo no le iba a venir mal. Los guionistas Willard Huyck y Gloria Katz –de “American Graffiti” (1973)– rompen el esquema de “En busca del arca perdida” para acercarse m√°s a las estructuras cl√°sicas y al modelo que despu√©s ser√≠a tan copiado por “La joya del Nilo” (1985) o la saga “The Mummy (La momia)”. La introducci√≥n, visiblemente aparatosa y opulenta, respeta la broma de fundir el logotipo de la Paramount con un relieve monta√Īoso que, ¬°gong!, da paso a un n√ļmero musical cien por cien Broadway. Capshaw es Willie –que viene de Willhelmina, que suena a adorable ancianita–, una famosa cabaretera estadounidense que alterna por locales de Shanghai, un esterotipo que hemos visto en muchas otras pel√≠culas de ambientaci√≥n oriental.

indiana-11.jpg 

Nombre, por cierto, del perro de Spielberg, de igual modo que Tap√≥n (Short Round) era la mascota de los guionistas. Perrer√≠as aparte, la verdadera pasi√≥n del director se vislumbra en este capricho formal que, en todo caso, constituye una deliciosa secuencia. Mientras la c√°mara rinde homenaje a “La calle 42″ (1933), Capshaw canta “Anything goes” entre nubes de “Lluvia de estrellas” y Harrison Ford hace su entrada con est√©tica Bond: chaqueta blanca y clavel en la solapa, negociaci√≥n con capos mal√©volos, venenos y artefactos como una mesita rotatoria. El objetivo no es imitar a la imperecedera franquicia de 007, sino dinamitarla enseguida: Indiana vuelve a demostrar su ingenuidad y los g√©neros se entremezclan –pu√Īetazos para camareras inocentes y botellas de champ√°n que parecen disparos, como en “Ninotchka” (1939) y “El apartamento” (1960)–. A partir de ah√≠, los tres personajes terminan perdidos en la India por un azar que rige el m√°s disparatado de los argumentos de la trilog√≠a –¬Ņpor qu√© todos los hind√ļes saben ingl√©s?–, popurr√≠ de ideas descartadas en la pel√≠cula anterior, como la ca√≠da en balsa por los r√°pidos –la menos conseguida de todas– o la persecuci√≥n en vagonetas de mina.

indiana-13.jpg 

Diversos problemas gubernamentales condujeron al equipo a rodar en Sri Lanka, cambio que Spielberg acept√≥ por otra raz√≥n cin√©fila: David Lean hab√≠a ubicado all√≠ mismo “El puente sobre el r√≠o Kwai” (1957). El m√°s divertido y ex√≥tico de los rodajes dio luz de forma inexplicable a una pel√≠cula siniestra, versi√≥n mal√©fica de “El flautista de Hamelin”. Sin embargo, en perspectiva tambi√©n me parece que es la entrega que mejor conecta con los ni√Īos, aunque mi afirmaci√≥n pueda sonar a barrabasada –sobre todo teniendo en cuenta que la MPAA cre√≥ la calificaci√≥n PG-13 para esta pel√≠cula–. Tengo de ella los recuerdos m√°s v√≠vidos de mi infancia porque la mezcla de diversi√≥n blanca –los esc√°ndalos, griter√≠os y confusiones de Willie– y fascinaci√≥n por el terror crea una f√≥rmula muy atractiva para miradas primerizas. As√≠, la acci√≥n simula un recorrido por una haunted house de parque de atracciones.

indiana-12.jpg 

La habitaci√≥n de los pinchos –favorita de Spielberg y similar al contenedor de residuos de “Una nueva esperanza” (1977)–, la mina-monta√Īa rusa, el puente colgante y… los bichos. Tras las tar√°ntulas y las culebras tocaba lo m√°s repugnante: cientos de escarabajos, saltamontes gigantes y ciempi√©s, que son lo m√°s recordado junto con otras cuantas guarrer√≠as antol√≥gicas –el banquete de boa sorpresa, sopa de ojos o sesos de mono–. Por si fuera poco, Lucas a√Īade el toque vud√ļ –con un mu√Īeco-Indy que pod√≠a haberse sumado al merchandisign– y los rituales gore –antes de “El secreto de la pir√°mide” (1985)–. El rodaje fue m√°s afortunado y s√≥lo Harrison Ford tuvo que darse de baja por una hernia y Kate Capshaw recib√≠a un golpe en el ojo, origen del famoso morat√≥n que todos los miembros del equipo imitaron con pintura. Es lo que tiene ser cineasta y buscar estrategias para ligarse a la chica, de ah√≠ que el m√°ximo orgullo de Spielberg en “El templo maldito” sea recordar: ¬ęYo le quit√© la novia a Indiana Jones¬Ľ.

Artículos relacionados:

En las im√°genes: En primer lugar, fotograf√≠a de rodaje extra√≠da de “”Indiana Jones: C√≥mo se hizo la trilog√≠a” – Copyright ¬© 2003 Lucasfilm Ltd. y Paramount Pictures. Todos los derechos reservados. En las siguientes, fotogramas y detalles de “El templo maldito” – Copyright ¬© 1984 Lucasfilm Ltd. y Paramount Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrar√°)



6 - labutaca.net ¬Ľ BSO ¬Ľ M√ļsica de cine - 8:01 - 21.05.08

“Indiana Jones y el templo maldito”: Luz y oscuridad musical…

Bajo mi punto de vista, la principal novedad que encontramos en la banda sonora de “Indiana Jones y el templo maldito” con respecto a su antecesora es la acusada contraposici√≥n existente entre luz y oscuridad. Por un lado est√° el tema de …



5 - Almudena Mu√Īoz P√©rez - 20:37 - 15.05.08

Ya veo que no, que lo m√≠o no es normal… XD



4 - Huxley - 16:28 - 15.05.08

¬ę¬°Que echan la de los sesos de mono!¬Ľ XDDDDDD



3 - Almudena Mu√Īoz P√©rez - 20:27 - 14.05.08

Bueno, Manuel, a m√≠ no me parece la m√°s floja, simplemente apuesta por una f√≥rmula distinta a las otras dos, que mantienen el mismo esquema. Y no s√© si yo ser√≠a una ni√Īa muy gore o la fascinaci√≥n por el horror resulta normal, pero nunca me perd√≠a esta pel√≠cula por las im√°genes imborrables de los corazones que comentas, Joaqu√≠n XD. Era algo as√≠: ¬°Que echan la de los sesos de mono! XD



2 - Joaquín R. Fernández - 4:41 - 14.05.08

Personalmente me gusta mucho esta pel√≠cula, me encanta esa contradicci√≥n entre fugaz divertimento y tenebrosidad que nos topamos a lo largo de su metraje. Buf, las escenas del malo de la pel√≠cula arrancando corazones son antol√≥gicas…



1 - Manuel M√°rquez - 21:07 - 13.05.08

Pues a m√≠ tambi√©n, compa Almudena, como al com√ļn de los mortales, me parece √©sta la m√°s flojita de la trilog√≠a (y, a√ļn as√≠, a√Īos-luz por encima de la media del g√©nero, y una gran pel√≠cula, qu√© conste). Magn√≠fica tu rese√Īa, y excelente la “recopilaci√≥n informativa”, reveladora de un gran trabajo de documentaci√≥n: felicidades (y gracias por hac√©rnoslo llegar…).

Un abrazo.



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

‚óŹ Cincuenta sombras m√°s oscuras
‚óŹ Rings
‚óŹ Batman: La Lego pel√≠cula
‚óŹ Jackie
‚óŹ La gran muralla
‚óŹ El fundador
‚óŹ T2: Trainspotting
‚óŹ Logan
‚óŹ El guardi√°n invisible
‚óŹ Kong: La Isla Calavera
‚óŹ El bar
‚óŹ La bella y la bestia
‚óŹ Los Pitufos: La aldea escondida
‚óŹ Ghost in the shell
‚óŹ Fast & furious 8
‚óŹ Alien: Covenant

 
Web de cine M√°s secciones Archivo de pel√≠culas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Spider-Man: Homecoming | Inside

¬© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benet√ļsser, Valencia, Espa√Īa - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an√°lisis de sus h√°bitos de navegaci√≥n. Si contin√ļa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducci√≥n de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.