Inicio > Reportajes > Todos amamos a Indiana Jones: “La √ļltima cruzada̶...

Todos amamos a Indiana Jones: “La √ļltima cruzada”

Escrito por el 15.05.08 a las 23:37
Archivado en: A√Īos 80, Aventuras, Hollywood, Personajes, Rodajes

Empiezan a circular las primeras opiniones en la sombra sobre “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal” (2008), y alguna de ellas particularmente dolorosa hace recordar aquello de que ¬ęesto no es arqueolog√≠a, sino un acto de fe¬Ľ. En cierta medida, pero m√°s moderada a causa del menor intervalo temporal, “La √ļltima cruzada” (1989) tambi√©n supuso para el t√°ndem SpielbergLucas lanzarse a la piscina con la nariz al aire. Los puntos a su favor: cerrar una trilog√≠a natural y resarcirse del mal gusto dejado en boca de muchos a costa de “El templo maldito” (1984). Al contrario de lo que ocurre con √©sta, la aventura de cierre de Indy –hasta ahora– parece la favorita de la mayor√≠a de los espectadores, incluido el propio Spielberg. Y lo que dice Mr. SS va a misa, ¬Ņno? Sin embargo, el orgullo contenido en esa afirmaci√≥n encierra una paradoja: el nivel que alcanza “La √ļltima cruzada” se debe al fichaje de Sean Connery como el padre de Indiana, papel robaescenas y hasta planos –recuerden el beso entre el hijo y la austriaca mientras el pobre anciano se come los mocos–, sin el cual no habr√≠a sido posible la relectura del protagonista.

indiana-19.jpg 

Algo similar a lo que se espera con la introducci√≥n del personaje de su hijo (Shia LaBeouf) en la nueva entrega. Pero no nos lancemos hacia los sovi√©ticos: Indy a√ļn tiene que desbaratar la intrahistoria nazi, aunque sea haciendo frente al mism√≠simo Adolf Hitler –en un gag tan logrado como cuestionable: ¬Ņno le habr√≠an hecho llegar al F√ľhrer alguna fotograf√≠a¬†de su enemigo¬†durante la b√ļsqueda del Arca de la Alianza, previa a estas peripecias?–. A Lucas le entusiasmaba la leyenda del Santo Grial –supongo que ya no tras tanto best seller de pacotilla–, pero en principio la historia girar√≠a en torno a un castillo encantado. Craso error porque lo sobrenatural la habr√≠a acercado m√°s al esp√≠ritu de “El templo maldito” que al tono b√≠blico de “En busca del arca perdida” (1981), cinta con la que comparte muchos m√°s lazos fraternales. Tal vez el √©xito de estas dos pel√≠culas se deba a su car√°cter potencial, a un reclamo por las creencias que cualquier espectador puede plantearse como reales. La hechicer√≠a y los fantasmas pertenecen m√°s al terreno de la supercher√≠a, pero ¬Ņpor qu√© no podr√≠a localizarse la copa de Jesucristo? –no, ahora que no vayan corriendo a Iker Jim√©nez millares de ermitas con vasos cochambrosos–.

indiana-20.jpg 

Un detalle que puede jugar tambi√©n en contra de “El reino de la calavera de cristal”, sobre todo ahora que las susodichas reliquias han sido demostradas como falsas y apenas existe margen para la duda. En cualquier caso, Spielberg ven√≠a de producir “Poltergeist” (1982) –y dirigirla, a juicio de algunos–, por lo que quer√≠a perder de vista las televisiones y los ectoplasmas. Directos, pues, a la d√©cada de los treinta y al efectivo balance de comedia familiar y cl√°sico de aventuras, aunque antes debemos retroceder un poco m√°s. Fue George Lucas quien propuso que la ampliaci√≥n biogr√°fica de Indiana alcanzase tambi√©n su adolescencia, por lo que se prepar√≥ el famoso pr√≥logo donde River Phoenix encarnaba a un joven Henry Jr. Harrison Ford hab√≠a actuado junto a √©l en “La costa de los mosquitos” (1986) y su aplaudido talento le preced√≠a en cualquier prueba de selecci√≥n. Unos breves minutos que, tras el conocido y desgraciado fin de Phoenix, adquirir√≠an un valor superior que repercute en la pel√≠cula. En esta secuencia se aprecia la vuelta al talante humor√≠stico y autorreferencial: al estilo de un tratado psicoanal√≠tico, descubrimos que todos los trazos de Indiana tienen una procedencia justificada.

indiana-15.jpg 

Su admiraci√≥n-repulsi√≥n por un misterioso arque√≥logo que, atenci√≥n, se llama Fedora y luce el susodicho sombrero y ropas de retrosexual, introduce al joven Indy en una aventura concentrada, origen de la serie televisiva. El l√°tigo, la fobia por las serpientes y la cicatriz de la barbilla –que Harrison Ford se hizo tras estrellar su coche– encuentran su explicaci√≥n dentro de unos vagones circenses que, asimismo, parodian la fijaci√≥n de la saga por los obst√°culos animales. Pero el capricho de Lucas va a mayores: se presenta –fuera de campo, eso s√≠– al padre, r√≠gido y obsesionado con su diario, y… ¬°al perro de la misma raza que la mascota de Lucas! Este episodio, que tiene como disputa la Cruz de Coronado, conecta con un tiempo presente y la misma estructura que “En busca del arca perdida”. Acci√≥n previa al regreso a la universidad, donde se imparten clases, las chicas admiran al profesor y Marcus (Denholm Elliott) irrumpe con m√°s protagonismo. La clave de la nueva situaci√≥n es que Indiana empieza a mezclar sus dos identidades –el traje con el sombrero mientras pasea por el campus–, acerc√°ndose peligrosamente al oficio de mercenario codicioso que tanto odi√≥ en aquel arque√≥logo de su juventud.

indiana-17.jpg 

La prueba tendr√° que ser diferente, que dec√≠a al principio, un examen de fe, resuelto en la magn√≠fica escena final del precipicio. Y para poner las cosas en orden Spielberg llama a su inspiraci√≥n, al primigenio James Bond, y lo coloca como necesaria muleta de un cojo que no quiere reconocer su minusval√≠a. El Dr. Henry Jones (Connery) se aparta de las secuencias propias de 007 –como la persecuci√≥n en lancha por el Gran Canal veneciano– y aporta un contenido emocional y c√≥mico muy efectivo –el padre resulta ser tan patoso y reacio a reconocerlo como el hijo–. Las distancias que los separan en sus m√©todos –violentos en el caso de Indy, pac√≠ficos en el de Connery, como un simple paraguas o tinta de pluma– se acumulan con agudeza hasta un cl√≠max que pretende unirlos sin fisuras. L√°stima que Connery declinase su participaci√≥n en la cuarta entrega y esa uni√≥n no fuese perpetua –y aquel duelo que se rumore√≥ entre el padre de Indiana y un malo mal√≠simo interpretado por Clint Eastwood supuso uno de mis mayores entusiasmos enseguida pisoteados…–.

indiana-18.jpg 

Para recuperar el esp√≠ritu del original a pesar de estos a√Īadidos, Spielberg no escatim√≥ en localizaciones –otra de mis decepciones fue no encontrar la fachada de la iglesia-biblioteca cuando visit√© Venecia–, y que fueron filmadas en temporada punta, a prueba de sol y turistas –un calor que condujo a Ford y Connery a rodar la escena del zeppelin sin pantalones–. Para nosotros, la ubicaci√≥n estelar no es Petra, la bell√≠sima fachada jordana –y que volv√≠a a despertar en Spielberg su pasi√≥n por David Lean, quien¬†hab√≠a rodado all√≠ “Lawrence de Arabia” (1962)–, sino Almer√≠a, cuyos secos parajes sirvieron para la persecuci√≥n en tanque. Otro homenaje expl√≠cito se desarroll√≥ en la escapada en moto-sidecar, parecida al √ļltimo tramo de “La gran evasi√≥n” (1963), y en el ataque de un mont√≥n de gaviotas que sufre la cabina de una avioneta, con la misma fiereza que el cl√°sico de Hitchcock –aunque en el rodaje se emplearon p√°jaros falsos de relleno, plumas y palomas blancas–. Una sabia elecci√≥n tras las plagas de ara√Īas, serpientes y¬†bichos, a las que se suma una de ratas –tambi√©n mec√°nicas en los planos que muestran el incendio del subterr√°neo–.

indiana-16.jpg 

¬ŅDeber√≠amos considerar a los nazis tambi√©n una plaga? Con sus enormes castillos, maneras egoc√©ntricas y detalles pintorescos, parecen criaturas de Lubitsch a punto de interpretar su tr√°gico –y no por ello menos merecido– destino. La mirada opuesta al realismo taciturno que el director imprimir√≠a en “La lista de Schindler” (1993), ese eficaz ejercicio narrativo y cuestionable, por no decir algo peor, disecci√≥n moral. Retrospectiva de un tiempo y de un personaje, pasados por el hermoso filtro del hecho a mano, de las maquetas y los trucajes, cuando a Lucas le gustaba acariciar a sus creaciones. Me lo imagino como Indiana, deseoso por alcanzar el grial aunque se deje la vida en ello, y Spielberg tom√°ndolo del brazo a duras penas: ¬ęD√©jalo ir¬Ľ. ¬ŅHabr√≠a sido lo mejor? La respuesta, al margen de los rumores que no dan la cara, en pocos d√≠as. Esperemos que no se cumpla la profec√≠a contenida en el di√°logo que Indiana y Panama Hat mantienen en “La √ļltima cruzada”: ¬ę¬°Pertenece a un museo!¬Ľ ¬ę¬°T√ļ tambi√©n!¬Ľ.

Artículos relacionados:

En las im√°genes: Fotogramas de “La √ļltima cruzada” – Copyright ¬© 1981 Lucasfilm Ltd. y Paramount Pictures. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrar√°)



6 - labutaca.net ¬Ľ Opini√≥n de cine - 19:16 - 09.06.08

Aquellos maravillosos a√Īos de Indiana Jones…

Hubo un tiempo, hace casi treinta a√Īos, en el que muchos ni√Īos y adolescentes quer√≠an ser arque√≥logos cuando se hicieran mayores. Hab√≠an visto ‚ÄúEn busca del arca perdida‚ÄĚ y hab√≠an sentido el gusanillo de la aventura, la emoci√≥n del peligro y…



5 - labutaca.net ¬Ľ Opini√≥n de cine - 22:03 - 04.06.08

Star Wars e Indiana Jones: ¬ŅRepetici√≥n de la jugada?…

Diecis√©is a√Īos separan las dos trilog√≠as de Star Wars, los que median entre ‚ÄúStar Wars. Episodio VI: El retorno del jedi‚ÄĚ (1983) y ‚ÄúStar Wars. Episodio I: La amenaza fantasma‚ÄĚ (1999). Y curiosamente es un per√≠odo de tiempo muy parecido, die…



4 - labutaca.net ¬Ľ BSO ¬Ľ M√ļsica de cine - 8:02 - 22.05.08

“Indiana Jones y la √ļltima cruzada”: Un padre y un hijo unidos por un grial…

Seg√ļn palabras del propio Steven Spielberg, “Indiana Jones y la √ļltima cruzada” es su pel√≠cula preferida de todas las de la saga. ¬ęMi favorita con diferencia. La que tiene, creo, la banda sonora m√°s profunda, y m√°s evocativa de una re…



3 - Joaquín R. Fernández - 16:54 - 21.05.08

Exacto, yo lo que busco con esta pel√≠cula es pasar el rato, para eso se ha hecho. Si luego miro el reloj en la sala de cine… pues habr√° que decirlo…



2 - Almudena Mu√Īoz P√©rez - 20:46 - 20.05.08

Pienso lo mismo que t√ļ, Joaqu√≠n. No ir√© a ver “El reino de la calavera de cristal” con √°nimo sesudo y esc√©ptico. Indiana es lo que es, y yo con rememorar un cine de infancia, √©pico y artesano, me conformo. Que luego me lleve la decepci√≥n o no… es otro cantar XD



1 - Joaquín R. Fernández - 17:23 - 17.05.08

Buf, Almudena, un 10 por estos maravillosos art√≠culos sobre la trilog√≠a original de Indiana Jones. Estos d√≠as ando revisando las pel√≠culas de cara al estreno de la cuarta entrega de la saga (nada de pases televisivos, ¬°viva el DVD!), y la verdad es que uno se queda sorprendido con la vivacidad de algunas escenas de acci√≥n de la primera entrega, lo buenos que son los pasajes m√°s oscuros de la segunda y la qu√≠mica existente entre Ford y Connery en la tercera. Son aventuras distintas, pero todas ellas muy disfrutables. Creo que, si no acudimos al cine con ese mismo esp√≠ritu, dudo de que disfrutemos de “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal”.



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

‚óŹ Cincuenta sombras m√°s oscuras
‚óŹ Rings
‚óŹ Batman: La Lego pel√≠cula
‚óŹ Jackie
‚óŹ La gran muralla
‚óŹ El fundador
‚óŹ T2: Trainspotting
‚óŹ Logan
‚óŹ El guardi√°n invisible
‚óŹ Kong: La Isla Calavera
‚óŹ El bar
‚óŹ La bella y la bestia
‚óŹ Los Pitufos: La aldea escondida
‚óŹ Ghost in the shell
‚óŹ Fast & furious 8
‚óŹ Alien: Covenant

 
Web de cine M√°s secciones Archivo de pel√≠culas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El cap√≠tulo final | Manchester frente al mar | M√ļltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

¬© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benet√ļsser, Valencia, Espa√Īa - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an√°lisis de sus h√°bitos de navegaci√≥n. Si contin√ļa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducci√≥n de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.