Inicio > Reportajes > Will Smith, un actor con mucho gancho

Will Smith, un actor con mucho gancho

Escrito por el 25.05.12 a las 14:11
Archivado en: Actores y actrices, Hollywood

“Men in Black 3″ (ver tráilerescenas y entrevistas) vuelve a poner en pantalla a uno de los actores con más tirón entre el público. Will Smith es, casi siempre, garantía de éxito, sea cual sea el proyecto en el que se embarque y la faceta que explote como actor. Sea cual sea, también, la calidad de sus películas en una filmografía que, en su mayor parte, tampoco ofrece muchos momentos memorables. Se cumplen ya 20 años desde que el antaño príncipe de Bel-Air empezara a compaginar su protagonismo en la serie que le hizo estrella con progresivas apariciones en el cine con las que no tardaría mucho en ganarse a una parte mayoritaria del palco.

Y 20 años después, basta echar un vistazo a su último estreno y a su lista de futuribles proyectos para hacerse una idea de cómo ha evolucionado ese éxito a lo largo de dos décadas: Smith gusta a directores de prestigio, autores dentro de la industria tales como Quentin Tarantino o M. Night Shyamalan, con quien rueda en la actualidad “After Earth”; pero al mismo tiempo, vive de la prolongación de triunfos ya pasados como demuestran las posibles secuelas “Hancock 2″, “Bad boys 3″ y “Yo, robot 2″ —anunciadas o en proyecto—, o la propia tercera parte de los hombres de negro que sirve como excusa para este reportaje. A propósito de esta última, hacemos un repaso cronológico a la carrera cinematográfica de Will Smith, recorrido a golpe de pelotazos varios y géneros diversos que prueban la versatilidad de un actor que acostumbra a ser un seguro en taquilla.

“Where the day takes you out” (Marc Rocco, 1992) / “Made in America” (Richard Benjamin, 1993) / “Seis grados de separación” (Fred Schepisi, 1993)”. Antes de empezar a asaltar la box office y mientras Smith mantenía su principado en Bel-Air, su debut en cine llegó con un papel secundario en el drama “Where the day takes you out”, en el que un grupo de jóvenes trataba de sobrevivir a un mundo de prostitución, drogas y violencia en las calles de Los Ángeles. A esta la siguieron “Made in America” y “Seis grados de separación”: la primera, una comedia con Whoopi Goldberg y Ted Danson como protagonistas que no tuvo demasiada relevancia; la segunda, adaptación de Fred Schepisi sobre una obra de Broadway que tocaba el tema de la homosexualidad.

“Dos policías rebeldes” (Michael Bay, 1995). La película con la que Bay dio el salto del videoclip al cine fue también la que sirvió a Smith para dar el paso de estrella de la pequeña pantalla a estrella de la grande. Junto a Martin Lawrence, el actor hacía su primer tándem para una buddy comedy o comedia de colegas, al tiempo que llevaba a cabo su primer ensayo como héroe de acción, figura que también seguiría explotando más adelante. La efectividad del producto fue indiscutible: 141 millones de dólares recaudó una cinta que costó 10 millones, justificando así la vuelta del triángulo Smith-Lawrence-Bay en “Dos policías rebeldes II” (Bay, 2003), más larga, excesiva, costosa y exitosa —costó 130 millones y recaudó 262 millones— que su precedente. Con Bay entregado a la saga “Transformers”, el futuro de una tercera parte es todavía incierto, pero nada improbable.

“Independence Day” (Roland Emmerich, 1996). El cine de catástrofes que afloró a finales de los 90 tiene, como mínimo, una imagen que lo representa mejor que ninguna otra: la inmensa nave de “Independence Day” cargándose con un rayo la Casa Blanca. Película a reivindicar, aquella invasión espectacular de Roland Emmerich ya apuntaba las maneras del director para el Apocalipsis camp no exento de mala baba y soterradas lecturas sociales —véase la infravalorada “2012” (Emmerich, 2009). El patriotismo exacerbado de ese Día del Independencia —Bill Pullman, presidente y héroe—, la destrucción sin miramientos de iconos nacionales y la definitiva ironía de ese final con Randy Quaid siguen haciendo de ella uno de los títulos más interesantes en la filmografía de Emmerich. Aparte de todo eso, se trata del éxito comercial más abrumador en la trayectoria de Smith: 811 millones recaudados en todo el mundo hicieron de ella uno de los hits de los 90, y confirmó el estatus de estrella del actor, entregado a su papel de héroe por la patria.

“Men in Black (Hombres de Negro)” (Barry Sonnenfeld, 1997). El ex director de fotografía de los hermanos Coen, Barry Sonnenfeld, ya venía labrando su propia carrera como realizador con la prescindible saga de “La familia Addams” y la mediocre “Cómo conquistar Hollywood” (1995), sin olvidar “Conserje a su medida” (1993), comedia romántica al servicio de Michael J. Fox. Desde luego, ninguna de ellas fue un éxito tan rotundo como “Men in Black (Hombres de negro)”, adaptación del cómic Marvel de Lowell Cunningham y Sandy Carruthers que acumuló 587 millones de dólares en todo el mundo. Su secreto: la improbable pareja formada por Will Smith y Tommy Lee Jones, excelentes efectos visuales y maquillaje, un memorable tema de Danny Elfman y un combinado de comedia y ciencia-ficción que funcionó mucho mejor que en su floja secuela, “Hombres de Negro II” (Sonnenfeld, 2002).

“Enemigo público” (Tony Scott, 1998). Tony Scott llevó al límite el tema del falso culpable y hasta el paroxismo la conspiranoia del ciudadano de a pie vigilado por su gobierno —hasta el punto de llevar a la ciencia-ficción las posibilidades tecnológicas para estos efectos—. Smith se tiraba toda la película huyendo en un thriller acelerado y agotador, que ya insinuaba el barroquismo del montaje al que recurriría Scott en títulos posteriores —“El fuego de la venganza” (Scott, 2004)—, y al que no le fue mal ni entre la crítica ni entre el público.

“Wild wild west” (Sonnenfeld, 1999). Sonnenfeld cambió a Tommy Lee Jones por Kevin Kline para acompañar a Smith, llevó la fórmula a un viejo oeste marcado por la locura anacrónica y steampunk, y puso como villano a un extrañamente memorable Kenneth Branagh a sobreactuar hasta lo indecible. Dicho así, la cosa hasta prometía, pero el resultado fue, como poco, decepcionante: el filme fue un desastre que se llevó una ristra de premios Razzie, palos por parte de la crítica y números sólo aceptables en taquilla —costó 170 millones de dólares, recaudó un total de 218 millones—, muy lejos de los arrojados por la franquicia de los hombres de negro. Eso sí, el tema principal cantado por el propio Will Smith fue un éxito, al igual que una banda sonora en la que también estaban Eminem y Enrique Iglesias.

“La leyenda de Bagger Vance” (Robert Redford, 2000). Después de un lustro de blockbusters, pocos podían predecir que el siguiente trabajo de Smith sería un drama sobre golf en el periodo de entreguerras. El actor fue un cadete bajo las órdenes de Redford, y acompañó en el reparto a Matt Damon y a Charlize Theron. La cinta, sin embargo, fue un fracaso comercial, ya que apenas consiguió recaudar la mitad de los 60 millones de dólares de su presupuesto estimado. Pero para él, al menos, significó un alejamiento de sus registros habituales hacia roles que le dieran un mayor prestigio como actor y le acercaran a proyectos más oscarizables.

“Ali” (Michael Mann, 2001). Fue otro fracaso en taquilla, pero al menos significó otro paso decisivo para que Will Smith ganara reconocimiento como intérprete bajo la dirección de Michael Mann. Su interpretación del mítico boxeador implicó una exigente transformación física para convertirse en el rey de los pesos pesados, y su trabajo fue premiado con su primera nominación al Oscar®, premio que acabaría llevándose Denzel Washington por “Training day (Día de entrenamiento)” (Antoine Fuqua, 2001).

“Yo, robot” (Alex Proyas, 2004). Tras dos fracasos consecutivos, Smith ya no volvería a fallar comercialmente. “Hombres de negro II” y “Dos policías rebeldes II” funcionaron bien en taquilla —la primera mejor que la segunda—, y siguió la senda del éxito con “Yo, robot”, sci-fi action inspirada en Isaac Asimov en la que era un detective que intentaba detener todo un levantamiento robótico contra la humanidad. Le dirigía Alex Proyas, director afín al género que fue más interesante antes (“Dark City”) y después (“Señales del futuro”) de esta incursión.

“El espantatiburones” (Vicky Jenson, Bibo Bergeron y Rob Letterman, 2004). Will Smith también probó las mieles del doblaje en esta comedia animada y subacuática nacida a rebufo de “Buscando a Nemo” (Andrew Stanton y Lee Unkrich, 2003). En ella le ponía la voz a Oscar, el pez protagonista que veía cómo una pequeña mentira se convertía en una gigantesca bola de nieve en su contra. La otra parte del matrimonio Smith, su esposa Jada Pinkett, ha tenido más recorrido como dobladora haciendo las veces de la hipopótamo Gloria en la saga “Madagascar”.

“Hitch: Especialista en ligues” (Andy Tennant, 2005). En un nuevo giro en su carrera, Smith se aventuró en esta comedia romántica en la que era un profesional de la seducción que se dedicaba a cobrar a otros hombres por ayudarles a conquistar a la mujer deseada. Hasta que, claro, él mismo se enamoraba de una columnista con el cuerpo y rostro de Eva Mendes, y todos sus esquemas se venían abajo. La cinta no tuvo un gran recibimiento crítico, pero fue número 1 en Estados Unidos durante dos semanas consecutivas y llegó a recaudar 368 millones de dólares en todo el mundo.

“En busca de la felicidad” (Gabriele Muccino, 2006). Pocas cosas le faltaban a Smith por probar aparte del melodrama social al estilo capriano. Gabriele Muccino lo convirtió en un padre luchando por sobrevivir y sacar adelante a su hijo —de hecho, el propio hijo del actor, Jaden Christopher Syre Smith— entre centros de acogida y un trabajo en prácticas. El papel de padrazo le valió una segunda nominación al Oscar® —que en esa ocasión fue a parar a las manos de Forest Whitaker por “El último rey de Escocia” (Kevin MacDonald, 2006)— y, dos años después, otra colaboración con el realizador italiano en “Siete almas” (2008), dramón que buscaba ampliar el éxito de aquella y que no encontró tanta suerte ni entre la crítica ni entre el público. 

“Soy leyenda” (Francis Lawrence, 2007). Insulsa adaptación de la novela de Richard Matheson, Francis Lawrence sólo pudo hacer del magnífico material original un escenario post-apocalíptico aburrido y sin alma, lejos de los logros de las adaptaciones precedentes, la notable “El último hombre sobre la Tierra” (Ubaldo Ragona y Sidney Salkow, 1964) y la divertida “El último hombre… vivo” (Boris Sagal, 1971). Will Smith tampoco salía ganando en la comparación con el Vincent Price de la primera y el Charlton Heston de la segunda, pero de nuevo volvió a demostrar su condición de talismán y la película fue otro éxito comercial en la carrera del actor.

“Hancock” (Peter Berg, 2008). Con Peter Berg al mando, Smith hizo una de sus transformaciones más interesantes, la del alcoholizado y poco correcto Hancock, superhéroe casi a su pesar que lucha contra el crimen con una desidia prácticamente inédita en el género. La cinta marcó el enésimo triunfo de su protagonista entre el público —recaudó 623 millones de dólares a nivel global— y convirtió a Berg en uno de los futuribles reyes del blockbuster, tendencia que confirma su reciente “Battleship”  (2012). El director volvería a ponerse tras la cámara de confirmarse “Hancock 2″, proyecto que en principio se esperaba para 2013.



En las imágenes: “Men in Black 3″ © 2012 Columbia Pictures, Hemisphere Media Capital, Amblin Entertainment y Parkes/MacDonald Productions e Imagenation. “Seis grados de separación” © 1993 Maiden Movies, MGM y New Regency Pictures. “Dos policías rebeldes” © 1995 Don Simpson/Jerry Bruckheimer Films. “Independence Day” © 1996 Centropolis Entertainment y Twentieth Century Fox Film Corporation. “Men in Black (Hombres de Negro)” © 1997 Amblin Entertainment, Columbia Pictures Corporation y MacDonald/Parkes Productions. “Enemigo público” © 1998 Touchstone Pictures, Jerry Bruckheimer Films, Don Simpson/Jerry Bruckheimer Films, Scott Free Productions y No Such Productions. “Wild Wild West” © 1999 Warner Bros. “La leyenda de Bagger Vance” © 2000 Allied Filmmakers y Wildwood Enterprises. “Ali” © 2001 Columbia Pictures. “Yo, robot” © 2004 20th Century Fox, Davis Entertainment, Laurence Mark Productions, Canlaws Productions y Overbrook Entertainment. “El espantatiburones” © 2004 DreamWorks Animation y Pacific Data Images. “Hitch: Especialista en ligues” © 2005 Columbia Pictures y Overbrook Entertainment. “En busca de la felicidad” © 2006 Columbia Pictures, Relativity Media, Overbrook Entertainment y Escape Artists Productions. “Soy leyenda” © 2007 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, Weed Road y Overbrook Entertainment. “Hancock” © 2008 Columbia Pictures, Relativity Media, Blue Light, Weed Road Pictures y Overbrook Entertainment. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - Ignotus - 9:34 - 01.06.12

Vaya, ya lo veo, dicho y hecho. Una peli de estilo “Soy leyenda” o “El libro de Eli” Ahora el hijo podrá seguir mas de cerca los pasos de su padre



4 - Joaquín R. Fernández - 17:16 - 31.05.12

Sí, ya ha rodado una película con él: “After Earth”.



3 - Ignotus - 20:58 - 30.05.12

¿Crees que algún día podría actuar junto a su hijo Jaden?



2 - Joaquín R. Fernández - 18:20 - 30.05.12

No era tan mala como decían, y además contaba con una sólida banda sonora del fallecido Elmer Bernstein.



1 - ignotus - 23:46 - 28.05.12

A me da igual los Razzies que recibiese, Wild Wild West es una entrenida comedia aventurera que siempre recordaré.



1
Cincuenta sombras más oscurasRingsBatman: La Lego películaLa gran muralla

Cincuenta sombras más oscuras
Rings
Batman: La Lego película
Jackie
La gran muralla
El fundador
T2: Trainspotting
Logan
El guardián invisible
Kong: La Isla Calavera
El bar
La bella y la bestia
Los Pitufos: La aldea escondida
Ghost in the shell
Fast & furious 8
Alien: Covenant

 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Spider-Man: Homecoming | Inside

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.