Inicio > Reportajes > Will Smith cambia tres géneros por “Siete almas”...

Will Smith cambia tres géneros por “Siete almas”

Escrito por el 16.01.09 a las 12:10
Archivado en: Actores y actrices, Años 90, Hollywood

Dieciséis años le ha llevado a Will Smith reconocer y homenajear la modestia de su nombre: un Smith cualquiera, nacido Willard y abreviado a Will, que, al igual que su personaje de “En busca de la felicidad” (2006), toma impulso para el gran salto de la nada al éxito —palabra que, asociada al título de la película dirigida por Gabriele Muccino, evidencia las fuertes creencias culturales estadounidenses arraigadas en la médula de las historias que protagoniza Smith—. Semejante salto a la banca de espectadores emocionados y empresas de pañuelos desechables debía tener su continuación, como las mejores y peores sagas de superhéroes, y Smith vuelve a confiar en el italiano Muccino (“El último beso”, 2001) para “Siete almas”, una historia tan clásica, capriana en el fondo y cercana a los ditirambos de George Stevens en la forma, que hasta toma prestado de Shakespeare para su bautizo: las “seven pounds” (“siete libras”) originales se refieren a la obra teatral “El mercader de Venecia” y a la libra de carne que alguien debe cobrarse a cambio del incumplimiento de una promesa.

will-smith-siete-almas.jpg

A pesar del esfuerzo, no es la primera vez que Will Smith se pone serio, una de sus facetas más habituales desde que abandonase la piel del fresh “Príncipe de Bel-Air” (1990-1996), esa serie que acompañó a toda una generación durante las comidas, junto a apariciones estelares en otras menos recordadas como “Blossom” (1991-1995). Ya en “Seis grados de separación” (1993) comenzaba a arrimarse a material oscarizable, y en “Independence Day” (1996), film que reactualizaba sin sentido del humor ni terror alguno la tradición de cine catastrofista de la Guerra Fría, la cara de machoman se aliaba en su lucha contra extraterrestres y todos los demás malvados que los Roland Emmerich del mundo le echasen de comer de ahora en adelante.

will-smith-2.jpg

La alianza entre el tormento y la musculatura se ha repetido, tal vez más a causa de lo segundo, en sus películas de mayor manufactura: las olvidables “Yo, robot” (2004) y “Soy leyenda” (2007) comparten al Will Smith en plena tabla de ejercicios gimnásticos y la hipérbole de las arrugas de preocupación, mientras que regalan una saludable relectura del tópico las superiores “Hancock” (2007) —pese a su quebradizo esqueleto genérico— y, tras el ensayo noventero de “Dos policías rebeldes” (1995), “Dos policías rebeldes II” (2003) —pese a un Jordi Mollá negándose a sí mismo que ha pasado de moda el cliché español-haciendo-de-narco-sudaca—. Pero todo actor que ha descubierto su cara de pena al público desea que la crítica —y los premios— la contemple con la misma sensación arrebolada, de ahí la presencia en su filmografía de intermedios cargantes: “La leyenda de Bagger Vance” (2000) o el tradicional ejercicio preciosista que concibe Robert Redford en la silla de director; “Ali” (2001) o cómo pelearse con Denzel Washington (“Huracán Carter”, 1999) por interpretar al mejor boxeador negro para que años después la gloria se la lleve el caucásico Mickey Rourke; y la ya mencionada “En busca de la felicidad”, retoño natural en mano para que la estampa le conduzca, vía corazón popular, a la nominación al Oscar®.

will-smith-3.jpg

La carrera de Will Smith se asemeja a un tablero de juego en el trazado casi milimétrico de casillas alternas. Entre superproducciones y dramas con pretensiones se alinean las más abundantes comedias, como esos pequeños rectángulos por los que una ficha avanza poco a poco, segura de que en ellas no perderá nada. Después de debutar al lado de una consagrada del género, Whoopi Goldberg, en “Made in America” (1993), la hilaridad al borde de un ataque de nervios no ha faltado en la cartera del actor: el binomio “Hombres de negro” (1997/2002), la ridícula “Wild Wild West” (1999) —que sólo sirve para sumar el triple de puntos en la categoría películas del Scattergories®—; el (casi) siempre infalible Tony Scott en “Enemigo público” (1998), la inevitable comedia romántica “Hitch: Especialista en ligues” (2005) y el doblaje de la cinta de animación “El espantatiburones” (2004), que afianzó el subgénero de cartoons con personalidad de famoso sin necesidad del lifting de la motion capture que tan cachondo pone a Robert Zemeckis.

will-smith-4.jpg

Implicado en producir sus propias películas desde Overbrook Entertainment y en mantener viva su voz de rapero, tanto en álbumes (“Lost & Found”, 2005) como en versiones específicas para teleseries, videoclips o actos espontáneos en galas musicales y late shows donde exhibe su inequívoca personalidad, cargante para unos, encantadora para otros, a Will Smith nadie lo baja de la cúspide de los hombres más influyentes del mundo. Tanto es así que en su próximo proyecto, “The last pharaoh”, podría encarnar a un soberano egipcio en lucha contra los invasores asirios. Sólo faltaban la pirámide y el género épico-histórico para alguien que de pequeño soñaba con su héroe favorito Han Solo y destacarse como él entre las estrellas de la galaxia.

En las imágenes: Fotograma de “Siete almas” © 2008 Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados. Detalle de una creatividad promocional de ”El príncipe de Bel-Air” © 1990-1996 NBC Productions, Quincy Jones Entertainment, Quincy Jones-David Salzman Entertainment y The Stuffed Dog Company. Todos los derechos reservados. Detalle del cartel de “Dos policías rebeldes II” © 2003 Columbia Pictures Corporation y Don Simpson/Jerry Bruckheimer Films. Todos los derechos reservados. Fotograma de ”El espantatiburones” © 2004 UIP. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - LaButaca.net » DVD » Cine en casa - 18:13 - 10.06.09

“Siete almas”: La redención, en estuche metálico…

Uno de los taquillazos de la temporada llega al mercado del DVD y lo hace con una recomendable edición especial en estuche metálico. La edición de “Siete almas” contiene dos discos y está disponible desde ayer, 9 de junio, incluyendo un…



2 - LaButaca.net » Opinión de cine - 19:28 - 20.01.09

“Siete almas”: El amor y la muerte llaman a la puerta…

Gabriele Muccino continúa su aventura americana y lo hace de nuevo con Will Smith como protagonista y productor, después de haber rodado juntos “En busca de la felicidad”. Poco le queda al italiano del estilo y la frescura que respiraba &…



1 - LaButaca.net » Opinión de cine - 16:12 - 17.01.09

“Siete almas”: La dramática redención de Ben Thomas…

Entre tanto título descaradamente comercial, Will Smith parece dispuesto a demostrarnos que no sólo está en este negocio para hacer dinero y que de vez en cuando quiere involucrarse en producciones que tienen ciertas aspiraciones artísticas (sin re…




   XI Muestra Syfy. Mucho más que fantástico
   Los problemas de producción de "Guerra Mundial...
   Nocturna 2013. El amor de los locos
   Havana 7. Historias que cuentan. Un homenaje a...
   J.J. Abrams: El rey de la televisión y su salt...
   "Resacón 3": La última resaca
   "El Hombre de Acero": El nuevo rostro de Super...
   "Dead man down (La venganza del hombre muerto)...
   "Fast & furious 6": Más rápidos, más furiosos
   "El gran Gatsby": El crepúsculo de los dioses
   "La mula": Mula de batalla
   "Stoker": Deseo, peligro
   "Objetivo: La Casa Blanca". Recuperar el Olimpo
   "La gran boda": Líos de familia
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.