Síguenos

Woody en las ciudades: De Manhattan al Paseo de Gracia, pasando por Covent Garden y Sicilia

Años 70

Woody en las ciudades: De Manhattan al Paseo de Gracia, pasando por Covent Garden y Sicilia

No, no es que el director neoyorquino se haya atrevido a hacer un remake de la obra de Wim Wenders, aunque algunos sectores casi echen de menos al Woody Allen que homenajeaba a Ingmar Bergman en “Interiores” (1978) o “Septiembre” (1987), o a Fellini en “Recuerdos” (1980), en comparación con la nueva mirada turística que pasea por Europa, tendencia que viene a confirmar “Vicky Cristina Barcelona”, cinta presentada en la última edición del festival de Cannes y que ahora se estrena en España. Tras completar su periplo continental junto a la familia, el mochuelo siempre regresa al nido —más aún si lo espantan los tiroteos del lugar al que emigra— y el próximo proyecto del cineasta, “Whatever works”, tendrá por escenario a Nueva York, cuna del querido guionista cuando aún era de Brooklyn y no llevaba sus gafas de pasta negra, y cuando empezó a lucirlas para hacer suyo todo Manhattan.

woody-en-las-ciudades-1.jpg

Asentado su reino en bancos, planetarios y pistas de tenis en títulos tan representativos como la propia “Manhattan” (1979) o “Annie Hall” (1977), Allen podría regresar a la Gran Manzana cuando se le viniese en real gana, pero mientras la mansión se orea el gran hacendado aprovecha para irse de visita por otras fincas. Y antes de recalar en la ciudad condal, el pequeño Allen Konigsberg ya se había escapado de casa, comenzado por “Toma el dinero y corre” (1969), su segunda película como director, que rodó en San Francisco. Para “Bananas” (1971) se emplearon localizaciones en Puerto Rico para recrear el viaje del protagonista a Latinoamérica en busca de una revolución en la que alistarse para impresionar a su chica. Y la lista no se acorta: California en “Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo… pero temía preguntar” (1972), visitó una Nueva York futurible en “El dormilón” (1973) con las apariencias de parajes y parques de California y Colorado, como Lakewood o Carmel Valley, y para ubicar la trama de “La última noche de Boris Grushenko” (1975) viajó a Budapest y París.

woody-en-las-ciudades-2.jpg

Tras sus declaraciones de amor neyorquinas, mencionadas más arriba, tuvo que regresar a California, en concreto a Beverly Hills y Sunset Boulevard, para algunas escenas de “Hannah y sus hermanas” (1986), y para el coro de “Poderosa Afrodita” (1995), esa película que casi todos olvidan en los compendios de su filmografía, pero que supuso una incursión en un tipo de humor grueso y procaz muy divertido, rodó en Mesina y el teatro griego de Taormina, Sicilia. Sin embargo, es después de esta última película cuando el divorcio de Woody Allen con Nueva York adquiere carácter de larga temporada: “Todos dicen I love you” (1996), paradójicamente, es un prototipo cien por cien hollywoodiense  —musical—  rodado en Venecia y París, ciudades poco dadas al género  —con permiso de Jacques Demy—. A pesar de que el experimento le valió sus buenos aplausos, guardo un recuerdo confuso de este diminuto hombre espiando a Julia Roberts por San Marcos, tanto que en comparación se me hacía creíble aquel baile que se marcan él y Goldie Hawn junto al Sena, a lo Gene Kelly y Leslie Caron.

woody-en-las-ciudades-3.jpg

Desde este extrañísimo dechado de optimismo con gorgoritos, sólo destacan sus rodajes en Rumanía para “Celebrity” (1998) y una vuelta a Los Ángeles para “La maldición del escorpión de jade” (2001), quizá por su rendido tributo a las comedias clásicas de gran estudio. Hasta 2005 los saltos espaciales parecen unas merecidas vacaciones de director sometido a su anual, propio y rígido esquema de trabajo, pero entonces filma la denominada trilogía de Londres y aflora el cosmopolitismo de Allen o bien la simple perspicacia de conocerse al dedillo la actitud reverencial que le demuestra Europa, tal y como explicitaba en una línea de “Un final made in Hollywood” (2002), que juega al cierre de una vida dedicada al cine como también insinuaba, a todas luces de manera falsaria, “Scoop” (2006), la cinta intermedia del ciclo, junto a su hermana de mayores vuelos dramáticos y clases sociales “Match Point” (2005) —escenarios como el Covent Garden o la Tate Modern—, y el reverso que de ésta supone “Cassandra’s dream” (2007) —Brighton o Chelsea—.

woody-en-las-ciudades-4.jpg

De la capital de las brumas y las lloviznas de media tarde se vuelca ahora, por primera vez, hacia España y la soleada Barcelona, enclave al que pudo haber recalado por auténtico interés estético o a causa de las gestiones hilvanadas por mandamases ejecutivos, pues asimismo le fueron ofrecidas como escenarios para futuras películas otras ciudades españolas que ha visitado con motivo de sus conciertos de jazz o de la recogida de algún premio, como Oviedo, Salamanca o Madrid. Allá donde pise tendrá un ayuntamiento con los brazos abiertos, tal vez porque todos quieren ser Nueva York, y por eso todos los ediles y todos los productores y todos los actores no tienen otra alternativa que decirle a Woody Allen: «I love you».

En las imágenes: Scarlett Johansson, de vinitos en un ‘tipical spanish’ en “Vicky Cristina Barcelona” – Copyright © 2008 Gravier Productions, Mediapro, Antena 3 Films y Dumaine Productions. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados. Julia Roberts y Woody Allen en Venecia en “Todos dicen I love you” – Copyright © 1996 Miramax Films, Buena Vista Pictures, Magnolia Productions y Sweetland Films. Todos los derechos reservados. El coro de “Poderosa Afrodita” en Sicilia – Copyright © Magnolia Pictures, Miramax Films y Sweetland Films. Todos los derechos reservados. Y Emily Mortimer y Jonathan Rhys Meyers en el marco londinense de “Match Point” – Copyright © 2005 BBC Films, Thema Productions y Jada Productions. Distribuida en España por On Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Subir